EL LENGUAJE DEL AMOR

FOTO

VIGILIA DE ORACIÓN PARA LA FIESTA DE STA TERESA

“Para esto es la oración, hijas mías; de esto sirve este matrimonio espiritual: de que nazcan siempre obras, obras” (M VII,4,6).

AMBIENTACIÓN

En lugar donde se va a celebrar la vigilia se preparará todo lo necesario para la Exposición del Santísimo. Un icono de santa Teresa. Varias velas apagadas. Noticias del periódico del día o imágenes donde el ser humano aparezca marginado, deshumanizado.

MOTIVACIÓN

Mientras va entrando la gente en el lugar de la celebración de la vigilia se escucha esta canción: EL LEGUAJE QUE EL MÁS OYE SÓLO ES EL CALLADO AMOR (CD Editorial Monte Carmelo)

Animador: Teresa nos convoca, una vez más, a adentrarnos en el camino de la oración. Nos invita a dejar la ausencia y a entrar en la Presencia de aquel que sabemos nos ama. Nos anima a escuchar lo que acontece en el interior de la persona y lo que les sucede a los que viven a nuestro lado. Nos enseña el lenguaje de las obras, para anunciar con la vida que “otro mundo es posible”.

Gesto: Los participantes se ponen de pie y enlazan sus manos mientras se leen los testimonios siguientes.

Animador: Frente a la pretensión, de la sociedad posmoderna, de hacer invisibles a los cristianos, escuchamos el testimonio de quienes reconocen el valor y la belleza de su vocación al amor y se presentan de forma audaz en la sociedad como sal y luz. “Buen medio es para tener a Dios, tratar con sus amigos” (C 7,4).

(Varias personas leen estos textos desde su sitio, con música suave de fondo).

1. “Cada obra de amor, llevada a cabo con todo el corazón, siempre logrará acercar a la gente a Dios” (Teresa de Calcuta).

2. “Yo siempre he creído que el mejor medio de conocer a Dios es amar mucho” (Van Gogh).

3. “Quizás es un privilegio el no disponer de nada más que de un corazón hambriento, sediento, desértico, un corazón que busca y pregunta, que llora y espera, un corazón que ama sin saber por qué, pero que vive y respira en “ansias de amores inflamado”, un corazón que no sabe pero ha saboreado algo, “un no sé que queda balbuciendo” (Cristina Kaufmann). 

4. “Aprende a amar con ternura, aprende a amar con sabiduría, aprende a amar con valentía” (San Bernardo de Claraval).

5. “Espiritualidad de la comunión significa capacidad de sentir al hermano de fe en la unidad profunda del Cuerpo Místico y, por tanto, como ‘uno que me pertenece’, para saber compartir sus alegrías y sus sufrimientos, para intuir sus deseos y atender a sus necesidades, para ofrecerle una verdadera y profunda amistad” (Juan Pablo II).

6. “Haznos vivir nuestra vida, no como un juegodonde todo se calcula,no como una competición dondetodo es difícil, sino como una fiesta sin fin donde se renueva el encuentro contigo,como un baile, como una danza entre los brazos de tu gracia,con la música universal del amor. Señor, ven a invitarnos” (Madeleine Delbrel).

7. “¡Oh Señor mío, cómo sois Vos el amigo verdadero; y como poderoso, cuando queréis podéis y nunca dejáis de querer si os quieren! ¡Alaben os todas las cosas, Señor del mundo! ¡Oh quien me diese voces por El, para decir cuán fiel sois a vuestros amigos! Todas las cosas faltan; Vos, Señor de todas ellas, nunca faltáis” (Vida 25, 17).

Canto: SÓLO, SÓLO AMOR, SÓLO EL AMOR. DA VALOR A LAS COSAS EL AMOR.

I.- UNA PROPUESTA ARRIESGADA: APRENDER A DECIR TÚ

Lector 1: La oración florece allí donde hay amor.La oración verdadera no se da en terrenos egoístas y ensimismados, porque no hay espacio ni para Dios ni para los demás; sólo piensan en sí mismos: “No soy como los demás hombres, rapaces, injustos, adúlteros, ni tampoco como ese publicano” (Lc 18,11).

El salmista pregunta: “Señor, ¿quién puede hospedarse en tu tienda y habitar en tu monte santo?” (Sal 14,1); Santa Teresa, en el umbral de la oración se pregunta: “¿Qué tales habremos de ser para orar?” (C 4,1). La respuesta en ambos casos tiene que ver con el amor. La verdadera oración es cuestión de amor.

Lector 2: Sólo quiero que estéis advertidas que, para aprovechar mucho en este camino y subir a las moradas que deseamos, no está la cosa en pensar mucho, sino en amar mucho; y así lo que más os despertare a amar, eso haced” (Mor IV, 7).

Canto: SÓLO, SÓLO AMOR, SÓLO EL AMOR. DA VALOR A LAS COSAS EL AMOR.

Lector 1: ¿De qué amor se trata? Los orantes se ejercitan en un amor de verdad, no de mentira; “en amaros mucho unas a otras va muy mucho” (C 4,5). Buscan un amor que haga crecer y dé libertad; “el amor se alegra con la verdad” (1Cor 13,6). Cultivan un amor que da sentido a la vida y abre horizontes nuevos a la cultura de la muerte.

Lector 2: “Cuando se excluye o se niega a Cristo ya no se aprecia ni se ama la vida; por eso avanza una cierta cultura de la muerte con sus amargos frutos, el aborto y la eutanasia. No se valora ni se ama correctamente el cuerpo y la sexualidad humana; ni siquiera se valora la creación misma y el fantasma del egoísmo destructor se percibe en el abuso y en la explotación del medio ambiente” (Juan Pablo II).

Símbolo: Distintas personas leen tres o cuatro noticias breves, del periódico del día, o muestran, en alto, fotos o imágenes,  en las que aparezca la cultura de la muerte producida por el no amor. Luego las dejan en el lugar de los símbolos, debajo de las velas.

Momento de silencio

Canto: SI YO NO TENGO AMOR,  YO NADA SOY, SEÑOR; SI YO NO TENGO AMOR, YO NADA SOY, SEÑOR.

El amor es comprensivo, el amor es servicial; El amor no tiene envidia, el amor no busca el mal.

El amor nunca se irrita, el amor no es descortés. El amor no es egoísta, el amor nunca es doblez.

El amor disculpa todo, el amor es caridad; No se alegra de lo injusto, sólo goza en la verdad.

El amor soporta todo, el amor todo lo cree, El amor todo lo espera, el amor es siempre fiel.

Nuestra fe, nuestra esperanza, junto a Dios terminarán, El amor es algo eterno, nunca,nunca pasará.

2.- UN RELATO DE AMOR EN EL CORAZÓN

Lector 1: Cada orante lleva en su corazón una historia de amor; cuanto más rica sea ésta tanto más fecunda será su oración. Este amor, que lleva a una pasión de amor, nace de un manantial más hondo. Brota de un encuentro y de un acercamiento a la verdad de las cosas, de la vida y de las personas.

Lector 2:“Cuando a una persona la ha llegado Dios a claro conocimiento de lo que es el mundo, y qué cosa es el mundo y que hay otro mundo, y la diferencia que hay de lo uno y lo otro, y que lo uno es eterno y lo otro soñado, o qué cosa es amar al Criador o a la criatura... esa persona ama con amor muy diferente” (C 6,3).

Lector 1: El amor es un regalo. Los orantes se abren al amor como la tierra a la semilla. Se dejan conocer y amar por Dios. El Espíritu guía cada etapa del camino con la llama de amor viva que enciende en el corazón.

Lector 2: “Las aguas torrenciales no podrán apagar el amor ni anegarlo los ríos. Si alguien quisiera comprar el amor con todas las riquezas de su casa, se haría despreciable” (Cantares 8,7).

Lector 1: El amor se hace respuesta creativa. Dios oye el callado amor. Quien ama a Dios, ama todas sus obras.

Lector 2: “Esas tales almas son siempre aficionadas a dar mucho más que no a recibir. Aun con el mismo Criador les acaece esto” (C 6,7).

Lector 1: El amor nos hace iguales.Teresa se sienta a dialogar con sus hermanas.

Lector 2: “Diréisme que... “Os parecerá que esos tales no quieren a nadie, ni saben, sino a Dios” (C 6,5). Responde: “Que sí aman, mucho más y con verdadero amor, y con más pasión y más verdadero amor: en fin, es amor” (C 6,7).

“Os parecerá que esos tales no aman por las cosas que ven, y entonces ¿a qué se aficionan?” (C 6,9). Responde: Aman lo que ven pero se les ha afinado y dilatado la retina. Ven a los otros en la hondura. El amor perfecto es el que va imitando al capitán del amor: “Jesús, nuestro bien” (C 6,9).  

Exposición del Santísimo

Canto: TÚ ERES EL CAMINO. TÚ ERES LA VERDAD. TÚ ERES LA VIDA

Lectura de la Palabra: Filipenses 2, 6-11

Cristo, a pesar de su condición divina, no hizo alarde de su categoría de Dios; al contrario, se despojó de su rango y tomó la condición de esclavo, pasando por uno de tantos. Y así, actuando como un hombre cualquiera, se rebajó hasta someterse incluso a la muerte, y una muerte de cruz. Por eso Dios lo levantó sobre todo y le concedió el «Nombre-sobre-todo-nombre»; de modo que al nombre de Jesús toda rodilla se doble en el cielo, en la tierra, en el abismo, y toda lengua proclame: Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre.

Momento de silencio para narrar a Jesús el relato de tu amor

Canto: JESUS ESTA ENTRE NOSOTROS, EL VIVE HOY Y SU ESPIRITU A TODOS DA.

      JESUS, RAZON DE NUESTRA VIDA, ES EL SEÑOR, NOS REUNE EN PUEBLO DE AMOR.

Cambia nuestras vidas con tu fuerza. Guárdanos por siempre en tu presencia. Tú eres verdad, tú eres la paz.

Rompe las cadenas que nos atan. Llénanos de gracia en tu palabra. Gracias, Señor. Gracias, Salvador.

Nuestras existencias hoy te alaban. Nuestros corazones te dan gracias. Tú eres amor, eres canción.

Gesto: Mientras se canta se van encendiendo las velas para que alumbren los acontecimientos leídos.

3. CUANDO EL AMOR ALUMBRA Y TEJE LA VIDA

Lector 1: El amor no es para retenerlo en el corazón, sino para comunicarlo y oírnoslo unos a otros. El lenguaje que utilizan los orantes traspira calor humano, sensibilidad y realismo: se duelen con los dolores de los otros, se alegran con sus alegrías, se compadecen, están dispuestos a ayudar y ser solidarios; aparece la ternura. Todo por “ver algo más rica el alma del amigo” (C 7, 1).

Momento para expresar la oración en voz alta en forma de alabanza, acción de gracias, súplica, intercesión. Como sugiera el Espíritu

Oración de Teresa: “OH Dios mío, quién tuviera entendimiento y letras y nuevas palabras para encarecer vuestras obras como lo entiende mi alma. Fáltame todo, Señor mío. Mas si vos no me desamparáis, no os faltaré yo a vos… ¡Oh qué buen Señor y qué poderoso! No sólo da el consejo sino el remedio. Sus palabras son obras. Oh válgame Dios, y cómo fortalece la fe y aumenta el amor” (Vida, 25, 17-18)

Padre nuestro

Reserva del Santísimo

Canto: MIRAD, QUÉ CLASE DE AMOR EL QUE JESÚS NOS COMPARTIÓ. (Bis). AMOR, PARA SIEMPRE LO SERÁ. (Bis).

4. ENVÍO A LA VIDA DE CADA DÍA

 Gesto: Se levantan las velas encendidas

Monitor:

En tiempos agitados de búsqueda de seguridad, cuando hoy aquí y mañana allá se oyen los tambores de la guerra, desde nuestra apertura al Amor, proclamamos con la vida que “otro mundo es posible”, y que no hay espiritualidad que no lleve a una solidaridad.

Abiertos al amor, descubrimos un modo nuevo solidario de pensar lo humano, en el que el otro es parte mía.

El lenguaje del amor nos desvela lo que somos. No vale un estilo de vivir que nos hace perfectos, pero nos aísla y nos deja sin capacidad de encuentro y sin espacio para la misericordia hacia los otros.

Lector 2: “Para esto es la oración, hijas mías; de esto sirve este matrimonio espiritual: de que nazcan siempre obras, obras” (M VII,4,6). Obras de amor y de entrega por el bien de los demás. “Poco me aprovecha estarme muy recogida a solas haciendo actos con nuestro Señor, proponiendo y prometiendo de hacer maravillas por su servicio, si en saliendo de allí, que se ofrece la ocasión, lo hago todo al revés” (M VII,4,7).

Canto: VUESTRA SOY, PARA VOS NACÍ,¿QUÉ MANDÁIS HACER DE MÍ?

Esté callando o hablando,haga fruto o no le haga, muéstreme la ley mi llaga, goce de Evangelio blando; esté penando o gozando, sólo vos en mí vivid: ¿qué mandáis hacer de mí?

Más información en la web:
- Teresa de Jesús, háblanos hoy de…
- YO SOY EL AGUA VIVA
- Santa Teresa de Jesús