Jesús sube al cielo

FOTO

© Suzy Dumont

Palabra de Dios para narrar a los niños

“Los discípulos se fueron a un monte de Galilea, como Jesús se lo había dicho después de su Resurrección.  Allí, Jesús les esperaba y les dijo: “Se me ha dado pleno poder en el cielo y en la tierra. Id y haced discípulos de todos los pueblos, bautizándoles en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Yo os enviaré lo que mi Padre ha prometido; vosotros quedaos en la ciudad, hasta que os revistáis  de la fuerza del Espíritu Santo y  sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Después levantó las manos los bendijo y subió a los cielos. Entonces los apóstoles volvieron a Jerusalén con gran gozo, alaban a Dios en el templo y daban testimonio de todo lo que había visto, oído y vivido junto a Jesús” (Cf. Mt 28,20 ss.).

Dialogo con los niños

Después de leer la Palabra de Dios, destacamos algunos puntos importantes para nuestras vidas

v      Igual que a los Apóstoles, Jesús nos envía a ser sus testigos

v      Nos pide esperar junto con María al Espíritu Santo

v      Nos da la certeza de que estará con nosotros hasta el final

Oraciones de los niños

Gracias Jesús por darnos la vida, la familia, el amor. Gracias por poder estudiar. Gracias por Juan, Lucas, Marcos y Mateo, nos dejaron tu Palabra, así podemos conocerte mejor. Ayúdanos a vivir lo que tu nos enseñaste, Gracias por quedarte con nosotros hasta el final. Amén

Querido Jesús: Tú eres la luz del mundo, nos señalas el camino que lleva hasta Dios. Siempre te busco: ¿Dónde estás, mi Dios? Quiero escucharte siempre. Pienso en ti, sé que estás siempre con nosotros aunque no te vemos. Tu nos lo dijiste antes de subir al cielo:“Estaré siempre con vosotros” ¡Si pudiera, un día ir allí contigo, me sentiría muy feliz! Allí, Tú nos esperas, ¿verdad? Gracias Jesús, muchas gracias. Mientras tanto aquí en la tierra, queremos hacer un mundo mejor, ayúdanos, camina con nosotros. Amén

CELEBRACIÓN

Durante este tiempo Pascual, en la catequesis, de cara a la preparación de la Primera  comunión, o la Confirmación es bueno profundizar y renovar las promesas del Bautismo. Por el Bautismo, Dios Padre nos hace hijos suyos, discípulos de Jesús, nos da el gran regalo del Espíritu Santo. Por el Bautismo, entramos a formar parte de la Iglesia, la gran familia de los que siguen a Jesús.

Ambientación: Preparar el Ambón, para colocar la Palabra de Dios. El Registro Parroquial o fe de bautismo de los niños. El Cirio Pascual. El Santo Crisma. Una jardinera con Tierra, que representa a la Iglesia. Cada niño trae la vela de su Bautismo y una semilla diferente. Agua en un gran cuenco

Monición de entrada

Un Padre: Nuestros niños son un don de Dios, una pequeña semilla que Dios nos entregó.

Un  Abuela: Nuestros nietos son como una flor, que crece con nuestra oración, nuestro cariño y nuestros cuidados.

Preguntas del sacerdote (Los niños están colocados en medio de sus Padres o Padrinos)

El sacerdote se acerca a cada familia y  pregunta a los padres los nombres de sus hijos.

Luego añade: La comunidad cristiana te recibe (Nombre del niño) con alegría.

Gesto: Yo te marco con la señal de la cruz.

El sacerdote y después los padres y padrinos hacen la señal de la cruz en la frente del niño.

El Sacerdote dice: La semilla que habéis traído representa vuestras vidas, la vais a plantar en la tierra que representa a la Iglesia.

 Lectura del Evangelio. Parábola del sembrador:

En aquel tiempo, se le juntaba a Jesús mucha gente, y viniendo a él de todas las ciudades, dijo en parábola: Salió un sembrador a sembrar su simiente; y al sembrar, una parte cayó al borde del camino, fue pisada, y las aves del cielo se la comieron; otra cayó sobre terreno pedregoso, y después de brotar, se secó, por no tener humedad; otra cayó en medio de abrojos, y creciendo con ella los abrojos, la ahogaron. Y otra cayó en tierra buena, y creciendo dio fruto centuplicado” (Lucas 8, 4-15).

Explicación de la Palabra de Dios

Vosotros niños, sois felices, ya conocéis el amor de Dios por cada uno de vosotros, el amor de vuestros Padres, abuelos y compañeros. Tenéis un empuje fuerte, ganas de vivir, de hacer cosas grandes. ¿Verdad? Vuestros padres sueñan que seáis buena gente, de los que nos podamos fiar, que estudiéis mucho y bien para poder trabajar. Como en el evangelio, que seáis un árbol fuerte, que todos los pájaros se puedan cobijar en el.

Canto de acción de gracias. Gracias, quiero darte por amarme

Se bendice el agua.

Los niños se acercan y con el agua bendita se santiguan haciendo la señal de la cruz diciendo: En nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. El Sacerdote pregunta a los padres, padrinos y abuelos: ¿Os comprometéis a cultivar  esta pequeña semilla? Todos: Sí nos comprometemos.

Signo: Un Padre va a regar las semillas.

Unción del Santo Crisma.

En el bautismo, el sacerdote unge a los niños con aceite. El  Santo Crisma es aceite perfumado. El Santo Crisma representa al Espíritu Santo. Se utiliza varias veces en los sacramentos, la confirmación, el orden sacerdotal, la unción de enfermos. Se tiene que notar el buen perfume de nuestras buenas obras.

Signo: Una Madre les perfuma y dice: “Sed buen olor de Cristo por vuestras buenas obras y palabras. Con vuestro cariño, llevad este buen olor de Cristo siempre con vosotros”

Canto: Jesús es el mejor amigo. Cuéntaselo a todos es la gran verdad. Jesús es el camino, la vida y la verdad             

Renovación de las promesas del Bautismo

Los niños tienen las velas de su propio bautismo y las van a encender al Ciro Pascual.

- ¿Renunciáis a Satanás y a todas sus obras del mal? Sí, renuncio.

- ¿Creéis en Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra? Sí, creo.

- ¿Creéis en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que nació de Santa María Virgen, murió, fue sepultado, resucitó de entre los muertos, y está sentado a la derecha del Padre? Sí, creo.

- ¿Creéis en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida? Sí, creo.

- ¿Creéis en la santa Iglesia católica, en la comunión de los Santos, en el perdón de los pecados, en la resurrección de los muertos y en la vida eterna? Sí, creo.

Esta es nuestra fe.
Esta es la fe de la Iglesia, que nos gloriamos de profesar en Cristo Jesús, Señor nuestro. Amén.

 Canto final: Creo en ti Jesús, creo en ti Jesús eres mi amigo