Orar cada día del Adviento el Salmo Responsorial correspondiente puede ayudarnos a preparar el corazón para la venida del Señor en la Navidad.