La apertura al Espíritu Santo recrea y enamora nuestra vida; nos capacita para vivir con gratitud y para acoger las maravillas de Dios.