Recorremos día a día, con María, un camino de Evangelio junto a los hombres y mujeres que son Buena Noticia de Dios para el mundo. "Proclama mi alma la grandeza del señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador" (Lc 1,46).