Cada mañana al despertar
abro el evangelio, leo,
y en un mundo que agoniza
ventanas de luz contemplo.
 
Ana Duart