"No endurezcáis hoy vuestro corazón;

escuchad la voz del Señor" (Salmo 94, 8)