La vida divina es un regalo de Dios que hay que agradecer, una pequeña semilla que hay que cuidar.