Blanca flor del Carmelo vid en racimo, celeste claridad, puro prodigio al ser, a una, Madre de Dios y Virgen: ¡Virgen fecunda! Bajo noches oscuras navega el alma, enciende tú los rayos de la esperanza, y sé el lucero que lleve nuestra nave segura al puerto.