"Señor, tú has puesto en mí la firme convicción de peregrinar a la tumba del Apóstol, sé para mí una sombra contra el sol, un manto cotra la lluvia. Ayúdame en la fatiga y defiéndeme de todo peligro, a fin de que guiado por ti, llegue al final y vuelva sano y salvo. Me entrego por entero a tu providencia. E ultreia".

Ofrecemos recursos para orar en le Camino de Santiago.