Blanca flor del Carmelo, vid en racimo, celeste claridad, puro prodigio al ser, a una, Madre de Dios y Virgen: ¡Virgen fecunda!