"Verdaderamente, en la Eucaristía, Jesús, nos muestra un amor que llega hasta el extremo (Jn 13, 1), un amor que no conoce medida".