En la oración nos abrimos al Espíritu, para que nos llene y nos abra al plan de Dios en nuestra vida.
“A nosotros nos lo reveló Dios por medio del Espíritu; y el Espíritu todo lo sondea, hasta las profundidades de Dios” (1Co 2,10).