Que el camino suba a tu encuentro, que el viento te de siempre en la espalda que la lluvia caiga suave sobre tus campos que el sol brille cálido sobre tu cara hasta que nos encontremos de nuevo mañana u otro día, donde estés… que Dios te guarde en el hueco de su mano.