Con María celebramos la fiesta de la Vida, el gozo de la Pascua, la presencia del Espíritu. Con María es más fácil recorrer los caminos nuevos de Jesús, en el mundo. Con María recreamos la esperanza y juntamos las manos para tejer la paz en el mundo.