Los Salmos siguen siendo un excelente camino para orar. Nos presentan las mil situaciones de la vida, que al ser vividas con Dios, terminan siempre en alabanza. Podemos encontrar en ellos la presencia del Señor y entablar con El un trato de amistad.