"Vivir de amor es darse sin medida, sin reclamar salario aquí abajo. ¡Ah!, me doy sin cálculo, y estoy segura de que al amar no se calcula nada. Lo he dado todo al corazón de Dios, rebosante de ternura... Corro ligera. Nada me queda ya, es mi única riqueza. ¡Vivir de amor!