"Tened confianza. Conviene no apocar los deseos, sino creed de Dios que, si nos esforzamos, poco a poco, aunque no sea tan luego, podremos llegar a lo que muchos santos llegaron con su favor. Que si ellos nunca se determinaran a desearlo y poco a poco ponerlo por obra, no subieran a tan alto estado. Dios es amigo de ánimos animosos" (Santa Teresa. Vida 13,2)