Carta 266



25 de agosto1897

Yo no puedo tener miedo a un Dios que se ha hecho tan pequeño por mí... ¡Yo lo amo...! ¡Pues él es sólo amor y misericordia!

Ultimo recuerdo de un alma hermana de la suya.
T. del N. J.