Presentación de los contenidos

FOTO

 

 

 

 

1. TU MEJOR TÚ
2. HUMANIZA TU VIDA
3. TIEMPO DE LUCHA Y PERSEVERANCIA
4. LA PRUEBA DEL AMOR
5. NACER DE NUEVO
6. LA LLEGADA DEL SEÑOR
7. LAS FUENTES DEL CONSUELO
8. AL AIRE DEL ESPIRITU
9. PALABRAS MAYORES
10. NACIDOS PARA VOLAR
11. LO MAS VALIOSO ES EL AMOR
12. LA VOZ DE MI AMADO
13. CUANDO TÚ ME MIRABAS
14. ¡REMA MAR ADENTRO!
15. “EN TUS LABIOS SE DERRAMA LA GRACIA”
16. LA EXPERIENCIA TRINITARIA
17. NUESTRA VIDA ES CRISTO
18. EL SEÑOR HIZO EN MI MARAVILLAS
19. EL LENGUAJE DE LAS OBRAS
20. DESPEDIDA ALENTADORA

(Puedes adquirir esta Carpeta en el CIPE: Avda de las Huelgas, 7 - 09001 Burgos - Tlfn. 947264267) 

Para los que integramos el Centro de Iniciativas de Pastoral de Espiritualidad (CIPE), supone una gran alegría poder compartir uno de los frutos del trabajo de este curso 2002-2003. Todo empezó, como tantas iniciativas, por una petición, a las que estamos abiertos. Nos la hizo el Equipo de Espiritualidad de la Diócesis de Burgos.

Nos solicitaron un tercer curso de oración (ya habíamos tenido otros dos en los cursos anteriores: Pedagogía de la oración I y II). Propusimos al grupo realizarlo siguiendo el camino que santa Teresa ofrece en su libro de las Moradas. Pareció bien la propuesta y empezamos la tarea. Un día a la semana nos juntábamos y hacíamos escuela (una media hora larga), diálogo (unos diez minutos) y un momento orante (un cuarto de hora). Al hacerlo de esta manera, como solemos realizar la pastoral de la oración, pretendemos no hablar de las cosas de Dios de un modo piadoso que lleve al infantilismo, sino de un modo profundo que conduzca a la verdad y a la madurez de la vida cristiana.

Además, como aconsejaba Santa Teresa, no queremos hablar de la oración sin hacerla. Esta introducción la hacemos después de haber hecho la experiencia con un grupo de unas treinta personas que han asistido al curso. También en esto copiamos a Santa Teresa, que hacía los Prólogos después de haber escrito sus libros. Tiene la ventaja de que podemos compartir, como nuevos discípulos de Emaús, lo que hemos visto y oído en el libro de las Moradas. Hemos constatado que la palabra de Teresa de Jesús, a pesar de la distancia de varios siglos que nos separa, sigue viva y actual.

A pesar de dirigirse en su escrito a monjas contemplativas de sus comunidades, podemos decir que Teresa ha conectado con nosotros, personas de diferentes edades, con realidades muy diversas. Con una facilidad impresionante, Teresa se metía en medio del grupo, dialogaba con nosotros. Sus palabras suscitaban preguntas, cuestionaba nuestras vidas, nos daba amplitud para poder caminar con alegría. En una palabra, conectaba con nosotros. Hablar de Dios con Teresa de Jesús nos ha llevado a orar. Porque ella no sabe hablar de Dios sin hablar con El, nos ha inculcado esto mismo a nosotros. Dios no es para la teoría, sino para la vida, para el corazón. Como el salmista hemos ido de ‘Morada en Morada’, de ‘baluarte en baluarte hasta ver a Dios’.

Recorrer con Teresa de Jesús el libro de las Moradas nos ha hecho poner los ojos en Jesús. Con su mirada de mujer nos hemos acercado al Evangelio para descubrir a Jesús y compartir con él la historia de una hermosa amistad. Hemos bebido del manantial de Jesús las aguas limpias de su amor apasionado, desmedido, entrañable. Junto a ella nos hemos detenido en tantas figuras del Antiguo y del Nuevo Testamento, y hemos visto en sus vidas, como en un espejo, nuestras propias vidas; hemos sentido su presencia alentadora en un camino, que es muy conveniente hacer en grupo de amistad, porque “gran mal es un alma sola”. Hemos gozado con el realismo de Teresa de Jesús.

Nos ha fascinado su forma de hablar de todo, de lo divino y de lo humano, ¡cuántos símbolos recogidos de la naturaleza: el agua, el gusano de sed, la mariposa…!, y de hacer de todo ello un diálogo con el Dios de las misericordias. Hemos pateado con ella las mil moradas de la vida y del corazón, hemos presentido la presencia luminosa y embellecedora de Dios en cada corazón. Hemos recreado la dignidad de todo ser humano, de todo bautizado, y de ahí han brotado en nosotros capacidades de profecía y de anuncio del Evangelio. Teresa de Jesús ha despertado en nosotros la capacidad de soñar grandes sueños, los sueños que Dios ha soñado para nosotros.

Nos ha enseñado a volar y a la vez a aterrizar para no olvidar que no somos ángeles, que somos muy humanos, muy frágiles, muy hermanos. Ha dialogado con nosotros acerca de nuestros mecanismos de defensa para no dejar a Dios ser Dios, nos ha fascinado su experiencia de Dios que ha compartido con tanta gratuidad para que brote en nosotros la alabanza más hermosa. Creo que podemos decir que después de este recorrido orante por las Moradas, hemos quedado más amigos de Teresa, más amigos de Dios, más amigos entre nosotros.

Agradecemos de corazón a Tomás Álvarez, apasionado por todo lo de Teresa, que nos ha acompañado en todo momento con sus atinadas sugerencias a través de la palabra y de los libros, sobre todo de su “Guía al interior del Castillo”. El ha sido también amigo nuestro en el camino orante hacia la plenitud de la vida cristiana.

Si estas fichas os ayudan a abrir la puerta del corazón al misterio de la Trinidad, a mirar a Cristo el amigo y compañero de camino, a vivir con la creatividad de hombres y mujeres nuevos entre las manos, y a traducirlo todo en obras de solidaridad y cercanía para los más pobres, habrá merecido la pena nuestra tarea. En todo caso, siempre merece la pena el don de Dios.

María Rosario Gil - Pedro Tomás Navajas


 

CIPE: Centro de Iniciativas de Pastoral de Espiritualidad Avda. de las Huelgas, 7 09001 BURGOS (España) www.cipecar.org * cipe@cipecar.org