PENSAMIENTOS


  • Tú sabes, Dios mío, que yo nunca he deseado otra cosa que amarte. No ambiciono otra gloria. Tu amor me ha acompañado desde la infancia, ha ido creciendo conmigo, y ahora es un abismo cuyas profundidades no puedo sondear.

  • El amor llama al amor. Por eso, Jesús mío, mi amor se lanza hacia ti y quisiera colmar el abismo que lo atrae. Pero, ¡ay!, no es ni siquiera una gota de rocío perdida en el océano... Para amarte como tú me amas, necesito pedirte prestado tu propio amor. Sólo entonces encontraré reposo.

  • "Para mi la oración es un impulso del corazón, una simple mirada hacia el cielo, un grito de gratitud y de amor, sea en la tribulación que en la alegría. Por fin, es algo grande, algo sobrenatural que me dilata el alma y me une a Jesús".


  • "Cuando pienso en todas las gracias que Dios me ha concedido, tengo que contenerme para no derramar lágrimas de gratitud"

  • "No poseo el valor para buscar plegarias hermosas en los libros; al no saber cuales escoger, reacciono como los niños; le digo sencillamente al buen Dios lo que necesito, y Él siempre me comprende."

  • "Lo que me impulsa a ir al Cielo es el pensamiento de poder encender en amor de Dios una multitud de almas que le alabarán eternamente."

  • "Mi caminito es el camino de una infancia espiritual, el camino de la confianza y de la entrega absoluta."

  • "Quisiera yo también encontrar un ascensor para elevarme hasta Jesús, porque soy demasiado pequeña para subir la dura escalera de la perfección".

  • "Yo nunca aconsejo nada a nadie sin haberme encomendado a la Virgen Santísima. Ella es la que hace que las palabras que digo tengan eficacia en los que las escuchan".

  • "La vida es un instante entre dos eternidades."

  • "¡Qué grande es el poder de la oración!. Se diría que es una reina que en todo momento tiene acceso directo al rey y puede conseguir todo lo que le pide."

  • "La Santísima Virgen me demuestra que nunca deja de protegerme. Enseguida que la invoco, tanto si me sobreviene una inquietud cualquiera, un apuro, inmediatamente recurro a ella, y siempre se hace cargo de mis intereses como la más tierna de las Madres."

  • "Se sabe muy bien que la Santísima Virgen es la Reina del Cielo y de la Tierra, pero es más Madre que Reina."

  • "¡Oh María ¡. Si yo fuese la Reina del Cielo y Vos fueseis Teresa, yo querría ser Teresa a fin de que Vos fueseis la Reina del Cielo."

  • "Después de mi muerte, haré caer una lluvia de rosas."

  • "Voy a pasar mi cielo haciendo el bien en la tierra."

  • "Yo no muero, entro en la vida."

  • "Lo que a Dios le agrada es verme amar mi pequeñez y pobreza, es la esperanza ciega que tengo en su misericordia...
    ...Es necesario consentir en permanecer siempre pobre y sin fuerzas...

  • La confianza, y nada más que la confianza es la que debe conducirnos al amor..."

  • "Sepamos retener prisionero a este Dios que se hace mendigo de nuestro amor. Las más pequeñas acciones, hechas por amor, son las que cautivan su Corazón.
    ¡Pero qué felices somos, puesto que Jesús se deja encadenar por las más pequeñas...!"

  • "Dios es más tierno que una madre"

  • "Sí, me doy cuenta, más que nunca, de que Jesús está sediento. Entre los discípulos del mundo, sólo encuentra ingratos e indiferentes, y entre sus propios discípulos ¡qué pocos corazones encuentra que se entreguen a él sin reservas, que comprendan toda la ternura de su amor infinito!"