EL ROCIO DIVINO

  1. Envuelto en luz de amor,
    en el blando regazo de tu Madre,
    ¡oh, mi dulce Jesús!, te muestras a mis ojos,
    radiante de amor .
    El amor:
    misteriosa razón
    que te alejó de tu mansión celeste
    y te trajo al destierro.
    Deja que yo me esconda bajo el velo
    que a la humana mirada te disfraza.
    Solamente a tu lado, ¡oh Estrella matutina!,
    mi corazón pregusta un avance del cielo.


  2. Cuando al nacer de cada nueva aurora
    aparecen del sol los rayos de oro,
    la tierna flor que empieza a abrir su cáliz
    espera de lo alto un bálsamo precioso:
    la rutilante perla matutina,
    misteriosa y henchida de frescura,
    es la que, produciendo rica savia,
    hace abrirse a la flor muy lentamente.


  3. Tú eres, Jesús, la flor que acaba de entreabrirse,
    contemplando aquí estoy tu despertar primero.
    Tú eres, Jesús, la encantadora rosa,
    el capullito fresco, gracioso y encarnado.
    Los purísimos brazos de tu Madre querida
    son para ti tu cuna y trono real.
    Es tu sol dulce el seno de María,
    tu rocío, la leche virginal.


  4. Divino Amado y hermanito mío,
    columbro en tu mirada tu futuro:
    ¡pronto a tu Madre dejarás por mí,
    pues ya el amor te empuja al sufrimiento!
    Pero sobre la cruz, ¡oh flor abierta!,
    reconozco tu aroma matinal,
    reconozco las perlas de María:
    ¡es tu sangre la leche virginal!


  5. Este rocío se esconde en el santuario,
    hasta el ángel quisiera poder beber de él:
    al ofrecer a Dios su plegaria sublime,
    como san Juan repite: «¡Hele aquí!».
    ¡Oh sí!, miradle aquí a este Verbo hecho Hostia,
    eterno Sacerdote, sacerdotal Cordero.
    El que es Hijo de Dios es hijo de María...
    ¡Se ha hecho pan de los ángeles la leche virginal!


  6. El serafín se nutre de la gloria,
    del puro amor y del perfecto gozo;
    yo, pobre y débil niña, sólo veo
    en el copón sagrado
    de la leche el color y la figura.
    Mas le leche es un bien para la infancia.
    Del corazón divino el amor no halla igual...
    ¡Oh tierno amor, potencia incalculable!
    ¡Mi hostia blanca es la leche virginal!