4 SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

FOTO

EVANGELIO ORADO

Lunes, 3 de febrero  

“Vete a casa con los tuyos y anúnciales lo que el Señor ha hecho contigo por su misericordia” (Mc 5,19)

Jesús no tiene miedo a los marginados. Se acerca a ellos y los mira a la cara. Descubre detrás de cada rostro a una persona que sufre y espera ser liberada. Jesús recrea la dignidad humana en quien la ha perdido, se acerca a todo ser humano colocado en los márgenes y lo capacita para la comunicación, entra con su luz en los sepulcros para que brote la vida. 

Mi encuentro contigo, Jesús, me impulsa a acercarme a los marginados y a escuchar sus relatos de vida. 

Martes, 4 de febrero

“¿Quién me ha tocado el manto?” (Mc 5,30)  

Una mujer encuentra en Jesús una salida a su situación dolorosa. Va más allá de la ley y se acerca a Jesús para tocarlo silenciosamente. Jesús experimenta que una fuerza prodigiosa ha brotado de él. Y pide que la mujer se coloque en el centro para mirarla con cariño. Despierta tu creatividad en el encuentro con Jesús. El amor siempre está en movimiento.  

Acércate a Dios y déjate mirar por El, porque “el mirar de Dios es amar”

Miércoles, 5 de febrero  

“Y se extrañó de su falta de fe” (Mc 6,6).  

Jesús recorre los pueblos enseñando, curando. Confía en cada uno de nosotros, cree en nosotros. Jesús espera que nos fiemos de él. Sólo en un clima de confianza puede brotar la amistad. Cuando no buscamos controlar todo, podemos abrirnos confiadamente a su amor y acogernos tal cual somos.  

Aprende a confiar en Dios, en ti mismo/a, en los demás.  

Jueves, 6 de febrero    

Llamó Jesús a los doce y los fue enviando de dos en dos, dándoles autoridad sobre los espíritus inmundos” (Mc 6,7). 

Los discípulos marchan revestidos de dignidad para prolongar la actividad de Jesús: predicar, curar y expulsar demonios. Su estilo tiene que ser de sencillez y desprendimiento. "¡Dios nos libre de una Iglesia mundana bajo ropajes espirituales o pastorales! Esta mundanidad asfixiante se sana tomándole el gusto al aire puro del Espíritu Santo… La Iglesia tiene que ser el lugar de la misericordia gratuita" (Papa Francisco, EG)

Lo que escuchas en la intimidad del corazón, en el trato con el Señor, llévalo a la vida de cada día 

Viernes, 7 de febrero  

“Herodes decía: Es Juan, a quien yo decapité, que ha resucitado” (Mc 6,16)  

Las palabras y gestos de Jesús se extienden entre la gente sencilla y necesitada; pero muchos no entienden la novedad de su mensaje. El rey Herodes estima a Juan Bautista; pero cede a la sensualidad y los compromisos de corte. La fiesta tiene un final macabro. Vivir la vida cristiana y la comunión con la Iglesia significa valorar a todas las personas, respetar su dignidad.  

Acoge  la cruz de Cristo, que ha hecho de ella el símbolo supremo del amor.  

Sábado, 8 de febrero

“Venid vosotros solos a un sitio tranquilo a descansar un poco” (Mc 6,31)  

Jesús invita a sus discípulos a la soledad y al descanso para compartir experiencias y reavivar el amor. Los discípulos necesitan una experiencia de silencio, de desierto,  para ver las cosas como son y para recorrer los caminos de Jesús. Las gentes los siguen y Jesús, buen pastor, se compadece de ellas, las atiende y las cuida   

Escucha la invitación de Jesús que te llama al silencio para estar contigo y decirte su amor.   

Escucha este Evangelio acompañado de una canción y palabra de los Místicos, descargando la Aplicación: Evangelio orado

Documentación: CUARTA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO