3 SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

FOTO

EVANGELIO ORADO

Lunes, 27 de enero.   

“El que blasfema contra el Espíritu Santo no tendrá perdón jamás” (Mc 3,29)  

Si el Espíritu hace transparente la vida, y da la libertad a todos los cansados y decepcionados, si en Jesús se asoma la voz y la presencia del Espíritu, ¿cómo es posible que acusen a Jesús de ser la cara visible en el mundo de Satanás y que, por lo tanto, es enemigo de Dios y del ser humano?   

Convéncete de que sólo el amor de Dios es capaz de hermanar a los hombres de toda raza y cultura y refléjalo en tu vida.  

Martes, 28 de enero   

“El que cumple la voluntad de Dios, ese es mi hermano y mi hermana y mi madre” (Mc 3,35).  

Lo que dice Jesús, lo que hace, las personas con las que se junta, su forma de habar de Dios y de la familia, y tantas cosas le acarrean hostilidad. En torno a él, el Espíritu va reuniendo una nueva familia. Independiente de la raza o del pueblo que sean, de la religión que practiquen, Jesús a todos se acerca para llamarlos hermano y hermana, madre.  

La presencia del Espíritu pone música a nuestro caminar difícil con Jesús.  

Miércoles, 29 de enero  

“Salió el sembrador a sembrar” (Mc 4,3) 

Jesús sale a los caminos con la esperanza y la alegría del sembrador. No se acobarda ante la oposición. Lo suyo es sembrar y sembrar, exponer con claridad el secreto del Reino. Las semillas del perdón y de la posibilidad de empezar de nuevo un camino virgen, de la comunidad que integra a todos los pueblos, de la dignidad de todo ser humano por encima de toda ley, van cayendo en toda clase de tierras.  

No pierdo la esperanza y sigo sembrando el Evangelio en mi propio corazón.  

Jueves, 30 de enero      

“¿Se trae el candil para meterlo debajo del celemín o debajo de la cama, o para ponerlo en el candelero?” (Mc 4,21)  

Jesús es la luz que ilumina en medio de la humanidad; se hace presente en los caminos; conecta con la esperanza escondida de todo ser humano. ¿Qué es tener luz? ¿Acaso no es tener lleno de ternura el corazón y dispuestas las manos para realizar algo a favor de los seres humanos, de los más pobres?  Tener luz es ser conscientes de ser amados por Dios. Esta certeza quiere Jesús que la comuniquemos en la tarea misionera de cada día.  

Vive como hijo/a de la luz; escucha y acoger la luz de los otros    

Viernes, 31 de enero  

“El reino de Dios se parece a un grano de mostaza” (Mc 4, 31)  

El reino de Dios tiene dentro una fuerza secreta, que le llevará hasta su total expansión. El reino tiene unos comienzos pequeños y de apariencia modesta. Pero en esa semilla hay futuro porque está animada por el Espíritu creador. El reino excluye ambición del triunfo personal y de esplendor social. La pequeñez del grano de mostaza nos enseña actitudes humildes para caminar hacia la comunión de todos los creyentes.  

Acoge el rostro de tantos hombres y mujeres que buscan y ofrecen la verdad que han encontrado.  

Sábado, 1 de febrero 

“Maestro, ¿no te importa que nos hundamos?” (Mc 4,38).  

Jesús se echa a dormir, para que se despierte nuestra fe y se ponga en marcha la solidaridad entre generaciones y pueblos. "La economía, como la misma palabra indica, debería ser el arte de alcanzar una adecuada administración de la casa común, que es el mundo entero… Os exhorto a la solidaridad desinteresada y a una vuelta de la economía y las finanzas a una ética en favor del ser humano" (Papa Francisco, EG).  

Si te adhieres a Jesús pondrás tu granito de arena para ayudar a los más pobres.   

Escucha este Evangelio acompañado de una canción y palabra de los Místicos, descargando la Aplicación: Evangelio orado

Documentación: TERCERA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO