2 SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

FOTO

EVANGELIO ORADO

  Lunes, 20 de enero    

“A vino nuevo, odres nuevos” (Mc 2, 22)  

La nueva comunidad que surge en torno a Jesús no se construye sobre una disciplina de normas, sino sobre la libertad y la confianza. Viven con él una relación de amigos. Si te encuentras con Jesús te nacerá un nuevo gusto por la vida, la belleza de lo pequeño te estremecerá.  

Estrena el día junto a Jesús con la paz y la solidaridad en las manos y en el corazón.    

Martes, 21 de enero  

“El sábado se hizo para el hombre y no el hombre para el sábado” (Mc 2,27).  

Los discípulos de Jesús están estrenando la libertad. La libertad es don y tarea diaria. Si te sientas junto a Jesús, él te enseña a vivir, te quita los miedos del corazón para que salgan de ti palabras limpias y gestos de bondad. Jesús pinta en tu rostro la esperanza.  

Acoge el don de Dios, don que nos hace extraños al mundo, pero a la vez, un regalo para el mundo.  

Miércoles, 22 de enero    

“Levántate y ponte ahí en medio” (Mc 3,3)  

Y Jesús puso en medio al que estaba marginado, puso delante al que estaba detrás, ensalzó al que estaba segregado. Si sigues con Jesús descubrirás que decir estas cosas conlleva un precio. Merece la pena que todo ser humano camine con dignidad.   

Camina con la dignidad de los hijos/as de Dios y agáchate con la misma dignidad para dar la mano y levantar a todos los caídos.

   Jueves, 23 de enero    

“Como había curado a muchos, todos los que sufrían de algo se le echaban encima para tocarlo” (Mc 3,10)  

Al conocer la actividad de Jesús a favor de los oprimidos, una muchedumbre acude a él. Si caminas con Jesús y le dejas que pase a tu corazón, si aceptas que sea tu amigo, entonces el reino llega a ti, y con él, el perdón y el crecimiento en el amor. "Hemos de aprender a abrazar a los necesitados" (Papa Francisco).

Déjate sorprender por el amor siempre nuevo de Jesús.  

  Viernes, 24 de enero     

“Jesús mientras subía a la montaña, fue llamando a los que él quiso, y se fueron con él” (Mc 3,13).  

Jesús nos habla llamándonos por nuestro nombre. Si escuchas la voz de Jesús, brotará en ti una capacidad de amar a los que antes no eran de los tuyos. Si sigue a Jesús aprenderás a vivir en libertad y a entregar la vida por los caminos.  

“Déjame escuchar tu voz, Amado mío, porque es muy dulce tu voz” (Cantares).  

Sábado 25 de enero  

LA CONVERSIÓN DEL APÓSTOL SAN PABLO

“Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación” (Mc 16,15)

El amor de Dios no nos cierra en nosotros mismos sino que nos ensancha el interior y nos pone en camino misionero. En el nombre del Señor toda la humanidad se llena de vida nueva. Ponte ante Dios con la familia de hermanos y hermanas que se te ha regalado; ponte ante la humanidad con la buena nueva de Dios en los labios y en el corazón.    

Con tus dones, siembras de semillas mi corazón. Con mi vida misionera siembro de Evangelio el mundo. ¡Bendito y alabado seas, Señor!

Escucha este Evangelio acompañado de una canción y palabra de los Místicos, descargando la Aplicación: Evangelio orado

Documentación: SEGUNDA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO