APRENDER A AMAR

FOTO

VOCES COMPARTIDAS

Aprender a amar gratuitamente, sin dejar rastro, sin volver atrás para mirar. Hacer lo que no trae cuenta, ni será agradecido. Julián Marías.   

Como no pensar en los primeros cristianos "una multitud de creyentes con un solo corazón" palabras que resumen la unidad y el amor fraterno de esos primeros cristianos, que llamaba la atención de sus conciudadanos, muchos de ellos se bautizaban ante lo bello de ese amor.  

En nuestros días, nuestro mundo triste e inquieto, en esta sociedad tan materialista e informatizada, la imaginación se entretiene a juzgar a los demás, que fácil es hablar mal o negativo sobre alguien, esa frialdad de corazón tiende a ver a los demás sin compresión, injustamente… Por amor, por amor a Dios, por seguir su ejemplo, evitaremos siempre la queja, la crítica, las murmuraciones, la discordia entre hermanos… Por amor fomentemos siempre el entendimiento y la concordia, y si alguna vez no podemos alabar, CALLAREMOS.  

San Pablo dice que cada uno de nosotros es Templo del Espíritu Santo, coloquialmente dicho: somos un Sagrario andante. Si Dios está en mi corazón y Dios es amor… cómo no amar a los demás, sobre todo al débil, al enfermo, al pobre… ahí están nuestras posibilidades de amar a otros, con nuestra atención, cordialidad, oración, optimismo, caridad, todo, todo, todo lo que hagamos; que sea con amor, porque todas las situaciones por las que atraviesa nuestra vida; nos pide una respuesta de amor.  

Jesús en el Calvario pudo haber evitado aquellas amarguras, humillaciones, malos tratos, el juicio, la vergüenza del patíbulo, los clavos, la lanza, la corona…

Pero quiso sufrir todo eso por nosotros, nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos, entonces… ¿cómo corresponderle? AMOR CON AMOR SE PAGA, pero cómo hacerlo, con el mandamiento: amarás a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo. Claro, no es tan difícil, amar a Dios a través de esta hermosa fe. Amar a mi familia y amigos es fácil, pero se nos pide ir más allá; EVANGELIZAR, ese apostolado que nos saca de nuestra zona de confort. El Papa Francisco dice "hagan lío, muévanse…"  

Como testimonio personal para mí no ha sido fácil este ir más allá, porque nunca he pensado ser catequista y nunca he querido ser cofrade.

Nunca he pensado ser CATEQUISTA, esa primera llamada, luego la segunda, mi tarea con esos niños, el trabajo que me supone preparar las clases, pero he ido más allá con salidas extracatequéticas y al final termino amando sin querer a esos chicos y a los demás catequistas que no conocía de nada.

Nunca he pensado ser COFRADE, mi hija desde pequeñita  sabía que quería serlo y por consiguiente yo también, pensé que sería algo pasivo, un segundo plano, solo los días de Semana Santa, pero me encontré con una cofradía muy mayor y fui más allá preparando un café una vez al mes para los mayores en la Casa Parroquial disminuyendo un poquito su soledad. Al final he terminado amando a los Cofrades que no conocía de nada. Y en mi trabajo (como en cualquier otro trabajo) por lo general, los compañeros van a lo suyo y mucho son reticentes a la hora de entablar una amistad y más con una persona religiosa, pero es curioso cómo me preguntan ante los cursos o edades de los niños para hacer Catequesis, cómo rezar, fechas señaladas cristianas, sobre las Procesiones de Semana Santa…  

Y si tenemos dudas de cómo amar…

Nos fijaremos en los Santos, en los que nos rodean como "los de la puerta de al lado" que Maribel tan bien nos los expuso el año pasado y los que están en el cielo, que no necesitan ser aplaudidos por sus logros (que también) sino ejemplo para cada uno de nosotros en nuestro día a día.

Amigos de Orar, Burgos 20 de julio de 2019

Susana Gonzalez Berezo

Documentación: APRENDER A AMAR