NUEVA BIOGRAFÍA DE SANTA TERESA DE JESÚS

FOTO

Daniel de Pablo Maroto, OCD.  

Presento a los lectores una nueva BIOGRAFÍA de la Santa de Ávila que acaba de salir al mercado muy enriquecida con nuevas aportaciones sobre la anterior, publicada en la Editorial de Espiritualidad con motivo del V Centenario del nacimiento de la Santa (2015).        

El título, MI TERESA, significa que, después de tantos años estudiando su personalidad y el ambiente histórico en el que vivió la Santa; leyendo su legado literario una y otra vez para comunicarlo a los demás por escrito y de palabra, creo que me asiste el derecho de posesión -no como valor absoluto- de este dibujo que presento a los lectores. Para ello me he aprovechado de la sabiduría de tantos como han presentado su imagen en estudios biográficos y doctrinales, antiguos y modernos, especialmente ricos después del III Centenario de su muerte el año 1882.            

En cuanto a las “novedades” de esta edición de su Biografía sobre la anterior, tan difíciles de encontrar y presentar, indicaría las siguientes. “Novedad absoluta” es comenzar por el final de la vida, el “Discurso Postmortem: la glorificación” (cap. 1), para seguir con el relato de su nacimiento y la vida entera hasta el momento de la muerte. Después, considero “novedad” el aprovechamiento parcial de los estudios que aparecieron con motivo del V Centenario de su nacimiento (1515-2015) y de mis propias aportaciones al teresianismo en estos últimos años. Un tesoro inagotable que he aprovechado masivamente han sido los 6 volúmenes de Procesos canónicos para la beatificación y canonización de Teresa de Jesús (1591-1611), publicados con motivo del V Centenario.            

Descendiendo a particularidades, he intentado diseñar mejor el hogar paterno-materno de los Cepeda-Ahumada, sobre todo la situación económica y las actividades de Don Alonso en el tiempo de los dos matrimonios y la ruina financiera al final de su vida. Para ello he aprovechado mejor el pleito familiar a la muerte de Don Alonso (1543), utilizando también para diseñar el contexto familiar el pleito de hidalguía de los cuatro hermanos Cepeda (1519-1523), entre ellos el padre de la Santa y que aproveché suficientemente en la edición anterior.            

Presento con interrogante la posible existencia de una hermana gemela de Juana, la última nacida hasta ahora conocida, y que moriría en el momento del parto de Doña Beatriz el año 1528. Con ello se completaría el número de doce “hermanos” a los que alude la Santa, buscando los biógrafos -hasta ahora sin éxito definitivo- al hermano/a “fantasma” difícil de encontrar.            

También he aprovechado las últimas aportaciones bibliográficas que iluminan con nueva luz la hacienda familiar de Gotarrendura, excluyendo al mismo tiempo la posibilidad del nacimiento de la niña Teresa en esa localidad abulense, situándolo en la ciudad de Ávila. Así como la presencia y las correrías de los siete hermanos de Teresa por tierras americanas. Estudio de manera especial las relaciones de Teresa con su hermano Lorenzo, con el que estuvo unido con lazos familiares y de experiencias espirituales.            

También está más enriquecido y diseñado el tema de las enfermedades de la Santa con nuevas aportaciones bibliográficas y nuevos análisis de los diagnósticos médicos de su tiempo y del nuestro. Así como el tratamiento del cuerpo de Teresa después de su muerte al que sigo incorrupto durante unos treinta años, con los avatares de los traslados desde Alba a Ávila y la vuelta al lugar de su muerte, y lo asombroso de los traslados a lomos de una caballería entre costales de paja, con nocturnidad y alevosía para no soliviantar el ánimo de las monjas y, sobre todo de los pueblos respectivos.            

Hay un pequeño detalle que considero “novedad” y es que sospecho que el responsable del cambio de la ruta de la madre Teresa que venía decidida a volver al convento de San José de Ávila desde Medina (septiembre de 1582), viniendo de la fundación de Burgos, no fue el Padre Antonio, vicario provincial, sino que obró bajo mandado del provincial lejano, el P. Jerónimo Gracián.            

Finalmente, dos pequeñas “novedades”. Una, es la pregunta que hago al final del libro sobre la “actualidad” de santa Teresa en un mundo con tantos cambios y con una situación religiosa tan diferente a la suya y qué nos dice ella a los cristianos de nuestro tiempo. Y también “novedad” es que dedico la obra no solo a los lectores creyentes en Dios y en Cristo como Dios, como fue ella, sino también a los “ateos” y a los “agnósticos” para que se acercan con libertad de espíritu y sin prejuicios a esta testigo excepcional de la Trascendencia.  

Puedes adquirir este libro en

 

Descarga gratis una muestra del contenido