LA TERNURA AMOROSA DEL PADRE

FOTO

OBJETIVO: ACERCARNOS A LA TERNURA AMOROSA DEL PADRE

1.     EL SER HUMANO EN MEDIO DE LA ACCIÓN DE LA TRINIDAD

(Proyección de la imagen). El Padre: Acoge, levanta, abraza, besa.  

2.     PALABRA ILUMINADORA

“Si me conocierais a mí conoceríais también a mi Padre” (Jn 8,19).  

3.     EL ABBÁ DE JESÚS.  (Comunicación de Magdalena)

El Abbá de Jesús y nuestro. Acción del Espíritu en nuestro espíritu, que grita: Abbá.  

4.     ORAMOS EL PADRE NUESTRO

Padre nuestro que estás en el cielo Santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en la tentación. Y líbranos del mal. Amén.  

5.     PALABRA ILUMINADORA DE LOS MÍSTICOS  

«Comunícase Dios en esta interior unión al alma con tantas veras de amor, que no hay afición de madre que con tanta ternura acaricie a su hijo, ni amor de hermano ni amistad de amigo que se le compare. Porque aún llega a tanto la ternura y verdad de amor con que el inmenso Padre regala y engrandece a esta humilde y amorosa alma –¡oh cosa maravillosa y digna de todo pavor y admiración!–, que se sujeta a ella verdaderamente para la engrandecer, como si él fuese su siervo y ella fuese su señor; y está tan solícito en la regalar, como si él fuese su esclavo y ella fuese su Dios. ¡Tan profunda es la humildad y dulzura de Dios!» (San Juan de la Cruz, Cántico Espiritual 27, 1).  

“Jesús se complace en mostrarme el único camino que conduce a esa hoguera divina. Ese camino es el abandono del niñito que se duerme sin miedo en brazos de su padre... «El que sea pequeñito, que venga a mí»,…. ante un lenguaje como este, solo cabe callar y llorar de agradecimiento y de amor” (Santa Teresita, Historia de un alma).  

6.     MENSAJE DEL PAPA FRANCISCO  (con imágenes de hoy)  

  • «Toda la vida de Cristo es Revelación del Padre» (GE 20).
  • “La santidad que Dios regala a su Iglesia viene a través de la humillación de su Hijo, ése es el camino” (GE 118).  
  • “El Padre nos dio la vida y nos ama tanto” (GE 51).
  • “Hemos dicho tantas veces que Dios habita en nosotros, pero es mejor decir que nosotros habitamos en él, que él nos permite vivir en su luz y en su amor” (GE 51).
  • “Cada santo es un proyecto del Padre para reflejar y encarnar, en un momento determinado de la historia, un aspecto del Evangelio” (GE 19).
  • “Me gusta ver la santidad en el pueblo de Dios paciente” (GE 7).  
  • “Esa es muchas veces la santidad «de la puerta de al lado», de aquellos que viven cerca de nosotros y son un reflejo de la presencia de Dios” (GE 7). “Cuando encuentro a una persona durmiendo a la intemperie, en una noche fría… puedo reconocer en él a un ser humano con mi misma dignidad, a una creatura infinitamente amada por el Padre” (GE 98)
  • “A veces, por un don del amor del Señor, en medio de esos pequeños detalles se nos regalan consoladoras experiencias de Dios” (GE 145).  

7.     “MI RELACIÓN CON DIOS”, testimonio de Gabriel.  

8.     UN GESTO DE ABANDONO Y DE CONFIANZA.

Recordamos al P. Tomás, querido por todos. Uno de sus gestos orantes preferidos era abrir las manos confiándose, abandonándose en las manos del Padre. Así lo descubrimos en muchas ocasiones. Nosotros también abrimos las manos para entrar en sintonía con él y con los que han vivido el abandono confiado en el Padre. Mantenemos abiertas las manos mientras escuchamos la canción.

Canción: Padre me pongo en tus manos, de Kairoi  

Padre, padre, padre, me pongo en tus manos. Haz de mí lo que quieras. Sea lo que sea, te doy las gracias. Lo acepto todo con tal que tu voluntad, se cumpla en mí y en todas tus criaturas. No deseo más, Padre, no deseo más. Yo te ofrezco mi alma, te la doy con todo el  amor de que soy capaz, porque deseo darme. Ponerme en tus manos, sin medida. Con infinita confianza, Porque Tú eres mi Padre.    

9.      REVIVIR AQUÍ Y AHORA EL ABRAZO DEL PADRE.

Nos damos, unos a otros, el abrazo de la ternura que nos ayuda a vivir.