28 Semana del Tiempo Ordinario

FOTO

 EVANGELIO ORADO

Lunes, 15 de octubre  

SANTA TERESA DE JESÚS, VIRGEN Y DOCTORA DE LA IGLESIA  

“Llega una mujer de Samaría a sacar agua, y Jesús le dijo: «Dame de beber»  (Jn 4,7).  

Jesús es un mendigo de amor a las puertas de cada corazón. Pide agua, pide pan, pide casa, pide acogida, pide amor. Una mujer de Samaría aceptó bajar con El al pozo de Jacob y encontró el agua viva. Atrévete a pedir. Quizás hay a tu lado personas a las que hace tiempo que no les has pedido nada. Pedir ayuda, pedir favores, puede abrir en ti espacios insospechados para el amor.  

Tu humildad, Jesús, es tu forma de amar. Tú me pides el agua de mi pozo, y me das tu manantial inagotable. Tengo que decirles esto a mis hermanos. Quiero ser un juglar de tu agua viva.

Martes, 16 de octubre

“Dad limosna de lo de dentro, y lo tendréis limpio todo” (Lc 11,41)

En el marco de una comida con un fariseo, Jesús deja claro que la auténtica pureza no está en las abluciones o ritos. Lo que agrada al Dios de la Alianza nace en el interior de la persona y se expresa en la caridad fraterna. Si quieres que tu vida sea transparente, no sólo des a los demás tus cosas y de lo que te sobra, sino entrégate tú, como hizo Jesús.

Tu Palabra Jesús limpia mi barro y hace de él una copa para que beba mi hermano.

Miércoles, 17 de octubre

“Pasáis por alto el derecho y el amor de Dios” (Lc 11, 42).  

Jesús denuncia dos deformaciones religiosas de su época: la vanidad y la hipocresía. Se esmeran en el cumplimiento externo, pero esconden un corazón del que ha desaparecido la justicia y el amor.  

“Haznos vivir nuestra vida, no como un juego donde todo se calcula no como una competición donde todo es difícil, sino como una fiesta sin fin donde se renueva el encuentro contigo ,como un baile, como una danza entre los brazos de tu gracia, con la música universal del amor” (Madeleine Delbrel).      

Jueves, 18 de octubre

SAN LUCAS, Evangelista

“¡Poneos en camino!” (Lc 10,3).   

Jesús envía a los discípulos a la misión con una tarea: prepararle el camino, dar testimonio de él y anunciar la buena nueva del reinado de Dios. Lleva en tu corazón la paz de Jesús y no dejes que las dificultades y hostilidades de la vida apaguen tu gran deseo de seguir a Jesús. 

Envíame, Señor. Llévame dónde Tú quieras, por dónde Tú quieras, y cuándo tú quieras. Estoy en tus Manos.

Viernes, 19 de octubre

“A vosotros os digo, amigos míos: no tengáis miedo” (Lc 12,4)

El seguidor de Jesús, además de hablar con sinceridad, proclama públicamente la verdad del evangelio con valentía. Ante las dificultades de la vida, no temas. Pon tu confianza en la Palabra de Jesús. Dios cuida con amor a todos, incluso de los pájaros más pequeños.

Llévame en la palma de tus Manos, arrópame con el calor de tu ternura, alumbra las sombras de mi corazón. y haz que mi vida sea transparente.

Sábado, 20 de octubre  

“El Espíritu Santo os enseñará en aquel momento lo que tenéis que decir” (Lc 12,12).  

En la persecución o en las dificultades de la vida, el  Espíritu Santo impulsa y fortalece al orante para dar testimonio de Jesús, con su vida.  Fíate de Dios, de la fuerza de su Palabra. Es un Padre fiel y no abandona la obra de sus manos.

Nada te turbe; nada te espante; todo se pasa; Dios no se muda, la paciencia todo lo alcanza. Quien a Dios tiene, nada le falta. Solo Dios basta. (Sta Teresa de Jesús).  

Escucha este Evangelio acompañado de una canción y palabra de los Místicos, descargando la Aplicación: Evangelio orado  

Documentación: 28 SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO