Gracias. Padre Tomás

FOTO

"TOMÁS DE TERESA"

Esta mañana, 27 de julio de 2018, ha fallecido en Burgos el P. Tomás Álvarez, carmelita teresiano, el mayor y más conocido experto en santa Teresa de Jesús de estas últimas décadas.

El sentimiento que nos brota a los que hemos tenido el gozo de conocerle es de un profundo agradecimiento.

Nacido en Acebedo (León), ha fallecido en Burgos donde llevaba varias décadas trabajando con verdadera pasión en todo lo relacionado con la espiritualidad teresiana y la edición de sus escritos.

Tomás Álvarez ha hecho de su vida un canto al detalle humanista, iluminado por la fe, embellecido por la presencia cercana de santa Teresa de Jesús.

Parafraseando la conocida anécdota Teresiana: “Yo soy Teresa de Jesús”, a la que Jesús responde: “Yo soy Jesús de Teresa”, podemos llamarlo sin equivocarnos: “Tomás de Teresa”. Sabio y a la vez cercano, investigador de los papeles de la historia y a la vez metido en la vida y en las historias de cada día, de palabra cálida y entrañable, contemplativo de la huella de Dios en el mundo, eran muchas las personas que se acercaban cada día a beber de su fuente. Era un privilegio poder disfrutar de su palabra luminosa. Un verdadero santo de los de la puerta de al lado, que dice el papa Francisco.

Hacemos nuestras las palabras de santa Teresa referidas a personas como el P. Tomás: “Traten con letrados, porque espíritu que no vaya comenzado en verdad yo más le querría sin oración; y es gran cosa letras, porque estas nos enseñan a los que poco sabemos y nos dan luz y, llegados a verdades de la Sagrada Escritura, hacemos lo que debemos: de devociones a bobas nos libre Dios… Aláboos muy mucho, porque despertáis a tantos que nos despierten. Había de ser muy continua nuestra oración por estos que nos dan luz. ¿Qué seríamos sin ellos entre tan grandes tempestades como ahora tiene la Iglesia?” (Vida 13,16.21).

Gracias de todo corazón, P. Tomás. Tantas semillas sembradas dan y darán fruto abundante en la Iglesia.  

Pedro Tomás Navajas, ocd.