20 Semana del Tiempo Ordinario

FOTO

 EVANGELIO ORADO

Lunes, 20 de agosto  

“Vente conmigo” (Mt 19,22)

Jesús te invita a ir con él, para remar mar adentro en busca de aguas más profundas. Te llama a ir más allá de lo que puedas hacer de bueno; te ofrece su presencia de amigo. La observancia de leyes no te da la madurez, te la da el encuentro con Jesús y con los demás.  En la intimidad puedes conectar con lo que Jesús vive y con su modo de vivir las cosas.

La tienda de Jesús está llena de hermanos. Descubre las huellas de Dios en ellos.

Martes, 21 de agosto

“Os aseguro que difícilmente entrará un rico en el reino de los cielos” (Mt 19,23)

Dios no entra en un corazón que no le abre la puerta. Dios no entra en un corazón que está lleno de otras riquezas. Se queda fuera, esperando. Haz la experiencia de buscar a Dios sin nada, en silencio, en soledad. Déjale abierta la puerta de tu corazón.

Te hago sitio, mi Dios. Me asombra tu amor. Tú eres mi riqueza. Mi soledad, contigo, ya es sonora.

Miércoles, 22 de agosto

SANTA MARÍA VIRGEN, REINA 

“Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo” (Lc 1,28). 

Dios mira a María con amor y la llena de gracia; la convierte en mujer nueva, fecunda; siembra el proyecto del reino en su corazón virgen. Mira a María de Nazaret acogiendo el Plan de Dios en su vida, sin entender nada de nada, con total abandono y confianza en la Palabra y en la fuerza del Espíritu Santo. 

Bendita tú, Virgen María, ruega por nosotros. Bendícenos para que seamos bendición de Dios para la humanidad.

Jueves, 23 de agosto   

“Venid a la boda” (Mt 22,4)

El banquete de bodas es signo de la comunión gozosa de Dios con la humanidad. Pero ¿quién acogerá esta invitación de Jesús en un mundo acostumbrado a la ausencia de Dios? La mayor parte de los invitados rechaza la invitación, prefiere vivir al margen de Dios. Aprovecha tú estos minutos para acoger esta invitación gratuita a dejarte querer por Dios. 

Conviérteme en pregonero de tu fiesta, Dios mío, donde hay flores y danzas, pan para todos.  

Viernes, 24 de agosto

SAN BARTOLOMÉ

“¿De qué me conoces?” (Jn 1,48)

Natanael, como tantos, es escéptico. No espera que de Nazaret salga nada bueno. Felipe está entusiasmado con Jesús. Escepticismo y entusiasmo se juntan. Esta vez puede más el entusiasmo. Y Natanael da el paso para tener un encuentro con Jesús, del que no se arrepiente. Pídele a algún hermano o hermana de tu comunidad cristiana que te ayude a leer tu vida a la luz de Jesús.  

En mis adentros, sin violentarme, me conoces, me amas, me enseñas a vivir. Gracias, Señor.  

Sábado, 25 de agosto    

“Todos vosotros sois hermanos” (Mt 23,8)

Jesús insiste en la igualdad de todos los discípulos. Ninguno es más que nadie. Ninguno es menos que nadie. Los dones de cada uno no son para marcar diferencias, sino para embellecer la vida de la comunidad. Trata de vivir el día de hoy sin compararte ni medirte con nadie. Abre tu mano izquierda para acoger los dones de los que viven cerca de ti. Abre tu mano derecha y reparte lo que Dios te ha dado.

Gracias, Señor, por el regalo de la Iglesia. Gracias, por su belleza y ternura. Gracias por ese espacio en el que todos somos hermanos.  

Escucha este Evangelio acompañado de una canción y palabra de los Místicos, descargando la Aplicación: Evangelio orado  

Documentación: 20 SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO