8 Semana del Tiempo Ordinario

FOTO

 EVANGELIO ORADO

Lunes, 28 de mayo  

“Dios lo puede todo” (Mc 10,27).    

Hay pan para todos cuando el reino de Dios desencadena procesos de entrega y solidaridad. No comiences la jornada a solas. Hazlo siempre con Dios.  

Abro mis manos y mi corazón y me dejo hacer por ti. Yo me hago capacidad y Tú te haces torrente de gracia.

Martes, 29 de mayo  

“Quién deje casa… por mí y por el Evangelio recibirá ahora, en este tiempo, cien veces más” (Mc 10,29-30).  

En el Reino no habrá miseria, sino afecto abundante para todos. Dios es buen pagador. Haz frente al deseo de acumular con tu vida compartida.  

Ligero/a de equipaje, te sigo Jesús. En mi mochila, tu alegría y un pan para una eucaristía.

Miércoles, 30 de mayo  

“El que quiera ser grande, sea vuestro servidor” (Mc 10,43).  

Jesús va a Jerusalén a dar la vida. Los discípulos van a Jerusalén con pretensiones de acumular poder y dominio. El contraste es evidente. Recorre este día el sendero del servicio. No es muy transitado, pero conduce a un bellísimo paisaje.  

Cada noche me preguntas: ¿Serviste hoy? Y yo, sin decir nada, te muestro el delantal, abro mis manos ante Ti.

Jueves, 31 de mayo  

LA VISITACIÓN DE LA VIRGEN MARÍA

“¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor?” (Lc 1,43)

María refleja la luz de Cristo en cada palabra, en cada mirada, en cada encuentro. Como nueva arca de la alianza, todo lo siembra de serena alegría. Trabaja, habla, relaciónate, pero hazlo consciente de que llevas dentro de ti a Jesús.  

Y tú María, sin decir nada, me visitas y me llenas de gozo. Juntos proclamamos la grandeza del Señor.      

Viernes, 1 de junio

“Cuando os pongáis a orar, perdonad lo que tengáis contra otros” (Mc 11,25).  

¿Qué puede ser una oración sin perdón? Algo así, como comer sobre indigesto. Esta noche, antes de orar, perdona a los que te hayan hecho mal.  

¡Cómo se limpia mi corazón cuando me perdonas! Y cuando yo perdono, ¡cómo se alegra tu corazón, Señor! 

Sábado, 2 de junio

“¿Quién te ha dado semejante autoridad?” (Mc 11,28).  

Jesús conoce al Padre. En su manantial bebe cada día. Ahí encuentra la fuerza y la seguridad para recorrer el camino del amor. ¿Cómo afrontas los miedos que te impiden ser tú mismo/a? Sal a su encuentro desde tu experiencia de Dios y verás cómo desaparecen como una nube que pasa.  

Ven, Espíritu Santo, quitador de todo miedo. Dame la fortaleza para ser testigo del Evangelio.   

Escucha este Evangelio acompañado de una canción y palabra de los Místicos, descargando la Aplicación: Evangelio orado  

Documentación: 8 SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO