7 Semana del Tiempo Ordinario

FOTO

 EVANGELIO ORADO

Lunes, 21 de mayo  

“Todo es posible al que tiene fe” (Mc 9,23).  

Jesús siempre se acerca y se deja afectar por los males que aquejan al ser humano. Se sorprende ante la fe trabajosa del padre, el estupor y la incomprensión de la gente, y la frustración de los discípulos. Jesús indica la fe como condición para curarse, porque para Dios nada hay imposible.  

Orar es confiar totalmente en Jesús que trae la salvación. 

Martes, 22 de mayo 

“Quien quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos” (Mc 9,35). 

Jesús reitera su enseñanza sobre el destino del Hijo del hombre; pero los discípulos no entienden, tienen miedo a que Jesús les sorprenda. Lo quieren seguir con el equipaje de sus criterios humanos. Jesús les explica lo que supone estar con él: tienen que dejar de lado toda ambición, y ser el servidor de todos. En la misión no van solos, llevan la presencia de Jesús y del Padre.  

Orar es abrir los oídos a los pequeños, a los que apenas tienen voz en la tierra.

Miércoles, 23 de mayo   

“No es de los nuestros” (Mc 9,38) 

¿Por qué nos tememos tanto? ¿De dónde nos nace este afán por dividir y trazar fronteras, cuando lo nuevo de Dios es la comunión? Destruye toda muralla que te impida ver el sol. Pide al Espíritu el don de poder amar a todos.

Padre, si todos son tus hijos, ¿cómo es que no son mis hermanos? Espíritu de amor, recrea la comunión en mi corazón.

Jueves, 24 de mayo

“¡Que no falte entre vosotros la sal, y vivid en paz unos con otros” (Mc 9, 50)

Seguir a Jesús requiere sacrificio y superación de todo lo que rompe la comunión, y destruye la fraternidad. La amistad ha de ser un elemento esencial en la comunidad, que debe anunciar la paz recibida del Resucitado.

Cada día me acerco a tu fuente, Señor, para aprender a amar. Tu Espíritu me acompaña.  

Viernes, 25 de mayo 

“Serán los dos una sola carne” (Mc 10,8) 

Así es el milagro del amor; no conduce al dominio sino a la comunión. Ninguna ley humana puede destruir esta igualdad de hombre y mujer querida por Dios. Da tu apoyo a las iniciativas que potencien la igualdad en dignidad de hombre y mujer, la complementariedad de sus dones para un mundo mejor. 

Mirar juntos la vida, vivirla juntos. Darse más que dar, día tras día. Abrazos entrañables, abiertos a la vida. Gracias, Señor, por tu amor. Gracias, por cada mujer y cada hombre unidos en el corazón.

Sábado, 26 de mayo

“De los que son como los niños es el Reino de Dios” (Mc 10,14) 

Las cosas bellas empiezan a nacer en el corazón de un niño. El don de Jesús se convierte en ellos en una fuente de gracia para todos. Acércate a los pequeños, míralos con cariño. Poco a poco te descubrirás tu propio rostro.

Ando buscando tu rostro, Señor. Y Tú te escondes en los pequeños. Enséñame a recorrer los caminos de la infancia confiadamente

 

Escucha este Evangelio acompañado de una canción y palabra de los Místicos, descargando la Aplicación: Evangelio orado  

Documentación: 7 SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO