Junto a la Cruz de Jesús

FOTO

¡CRISTO NOS AMÓ Y SE ENTREGÓ POR NOSOTROS!

El por qué de la pasión de Cristo hay que buscarlo en la raíz del amor totalmente gratuito de Dios a la humanidad. ¡Tanto amó Dios al mundo que entregó al Hijo por nosotros! Jesús es la Palabra que nos dice Dios en lo más profundo de nuestra condición humana. Se identifica con nuestra realidad llevando el amor hasta las últimas consecuencias. Su entrega total en la cruz nos invita a mirarle, a permanecer en él, a contemplar su gloria crucificada.

Las señales de su amor han llegado a la Trinidad y desde ahí nos interpelan: Pueblo mío, ¿qué más podía hacer por ti que aún no haya hecho? ¡Respóndeme! ¡“Nosotros hemos creído en el amor que Dios nos tiene”! ¿Creemos de verdad? ¿Nuestra fe es lo suficientemente audaz, valiente, enamorada como para fiarse y gozar de tal amor?

Nuestro mundo, harto de traiciones, decepciones, herido su raíz más vital está necesitado que se le proclame el Evangelio del amor de Dios en Jesús con palabras y gestos de amor y perdón.