3ª Semana de Cuaresma

FOTO

EVANGELIO DIARIO EN LA CUARESMA

Domingo, 4 de marzo

"No convirtáis en un mercado la casa de mi Padre”  (Jn 2,16)

Cuando la casa de oración se llena de ruidos, el Espíritu nos pide silencio, soledad para entrar dentro. El alboroto interior entristece al Espíritu. La limpieza de corazón le alegra. Abre tu corazón a la palabra y a la comunicación con el Padre. Lo que no oyes dentro, no te cura las enfermedades. 

Líbranos, Señor, de la tentación del mercado. Recuérdanos que somos templos de tu Espíritu. 

Lunes, 5 de marzo  

En verdad os digo que ningún profeta es aceptado en su tierra” (Lc 4, 24).

El Espíritu quiere libertad. Jesús, lleno del Espíritu, libre, no se deja controlar, se abre paso y abre paso a la gracia liberadora. Déjate liberar por Jesús, no cargues con el peso de tantas historias negativas. No quieras glorias ajenas a cambio de libertad.  

Nos quieres libres, Señor. Sin ataduras que esclavizan. Libéranos. 

Martes, 6 de marzo  

“Lo mismo hará con vosotros mi Padre celestial, si cada cual no perdona de corazón a su hermano” (Mt 18,35)  

¡Qué difícil es perdonar! El Espíritu nos educa para el perdón. El que no perdona no lleva la razón, no lleva a Jesús en el corazón. El motivo principal para perdonar es que Dios te ha perdonado mucho. No hay que darle más vueltas. 

Damos vueltas en nuestro interior a estas tres palabras: perdonar, de corazón, al hermano.

Miércoles, 7 de marzo  

“No he venido a abolir la Ley y los Profetas, sino a dar plenitud” (Mt 5,17)   

El Espíritu nos coloca, no ante la ley, sino ante la voluntad amorosa de Dios. Para ello, hay que estar atentos al corazón. Sin verdad, ninguna relación es duradera, ni la de Dios ni la de los demás. Pide al Espíritu de Jesús que te mantenga fiel a la verdad, a la vida, al amor. 

Espíritu divino, vivifícanos. 

Jueves, 8 de marzo  

“Si yo echo los demonios con el dedo de Dios, entonces es que el reino de Dios ha llegado a vosotros” (Lc 11,20)  

Por aquí anda el pecado contra el Espíritu: decir que Jesús no traía salvación sino demonio, impedir que hablen los que siempre han estado callados. ¿Hasta qué punto eres responsable del silencio cómplice del demonio? Déjate acompañar por hermanos de la comunidad para que el reino se haga presente en ti. 

Santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu Reino. Hágase tu voluntad. Amén. 

Viernes, 9 de marzo  

“Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón” (Mc 12,30)  

El Espíritu no se queda en discusiones, va al corazón, y allí enciende la llama de un amor libre y generoso. A la tarde de la vida te examinarán en el amor. Dios te preguntará por la bondad que has tenido con los demás. 

Nuestra oración, hoy, es amar, amar sencilla y gratuitamente.

Sábado, 10 de marzo  

“¡Oh, Dios!, te doy gracias, porque no soy como los demás: ladrones, injustos, adúlteros; ni como ese publicano. Ayuno dos veces por semana y pago el diezmo de todo lo que tengo” (Lc 18,11-12).

El Espíritu, para discernir nuestra oración, nos pregunta: ¿Os veis como justos? ¿Os sentís seguros de vuestra conducta? ¿Despreciáis a quienes no viven como vosotros? Recuerda que el Dios de Jesús aprecia al que se ve miserable y no tiene otro agarradero que la misericordia. 

Suba nuestra oración a ti, Señor, como un homenaje a la verdad, como la auténtica voz de nuestro corazón. 

Escucha este Evangelio acompañado de una canción y palabra de los Místicos, descargando la Aplicación: Evangelio orado  

Documentación: TERCERA SEMANA DE CUARESMA