DOMINGO V del T.O. Marcos 1, 29-39

FOTO

© Cafarnaún, casa de Pedro

ESCUELA DE ORACIÓN - LECTIO DIVINA

1. INVOCA AL ESPÍRITU

 Veni, Sancte Spiritus: Guíanos hasta la verdad completa. Llévanos a Jesús. Enséñanos a reconocerlo como Señor  

 Motivación

“Estoy convencido de que para un cristiano de hoy que vive en la sociedad occidental, una sociedad compleja, difícil, secularizada, es prácticamente imposible perseverar en la fe sin alimentarla también personalmente de la Escritura” (Cardenal Martini).

2. LECTURA: Qué dice el texto de Marcos 1, 29-39  

En aquel tiempo, al salir Jesús de la sinagoga, fue con Santiago y Juan a la casa de Simón y Andrés. La suegra de Simón estaba en cama con fiebre, e inmediatamente le hablaron de ella. Él se acercó, la cogió de la mano y la levantó. Se le pasó la fiebre y se puso a servirles. Al anochecer, cuando se puso el sol, le llevaron todos los enfermos y endemoniados. La población entera se agolpaba a la puerta. Curó a muchos enfermos de diversos males y expulsó muchos demonios; y como los demonios lo conocían, no les permitía hablar. Se levantó de madrugada, cuando todavía estaba muy oscuro, se marchó a un lugar solitario y allí se puso a orar. Simón y sus compañeros fueron en su busca y, al encontrarlo, le dijeron: «Todo el mundo te busca». Él les responde: «Vámonos a otra parte, a las aldeas cercanas, para predicar también allí; que para eso he salido». Así recorrió toda Galilea, predicando en sus sinagogas y expulsando los demonios.

CURACIÓN DE LA SUEGRA DE PEDRO

Paso de la sinagoga a la casa (tema muy querido para Marcos), como escenario de encuentros y enseñanzas, como centro luminoso de su obra de salvación.

La mujer sin nombre. Se la conoce como ‘suegra de…’ Gestos de Jesús: escucha (le hablan de ella), se acerca, toma de la mano (sin miedo) la levanta: anticipo de la resurrección. El bien hay que hacerlo bien.

Jesús restaura la vida para el servicio. Fue resucitada para la diaconía: primera mujer diácono del cristianismo. En las primeras comunidades el servicio era el signo del seguimiento de Jesús. "No aborrecisteis, Señor de mi alma, cuando andabais por el mundo, las mujeres, antes las favorecisteis siempre con mucha piedad y hallasteis en ellas tanto amor y más fe que en los hombres” (Santa Teresa). 

CURACIÓN DE MUCHOS

‘Cuando se puso el sol, le llevaron todos los enfermos y endemoniados’. Al ponerse el sol termina el sábado. Pueden llevar pesos. Se forma un hospital en torno a Jesús. Jesús cura a los más marginados de la época. Se les tenía por impuros. Así se muestra la Buena Nueva: Acoger, proteger, promover e integrar en la comunidad (Inmigrantes).

‘No les permitía hablar’ (secreto mesiánico). Para que no haya malentendidos cuando lleguen el servicio (ha venido para servir) y la cruz (cima de la revelación). El diablo no puede proclamar la identidad de Jesús. Los discípulos y la gente tampoco, por ahora.

COMUNICACIÓN CON EL PADRE

‘De madrugada’ (“Oh Dios, tú eres mi Dios, por ti madrugo”). Antes de que todo suceda para que todo suceda según su voluntad (‘Mi primera hora pertenece al Señor’, Edith Stein). Es lo primero que hace Jesús.

‘Se marchó a un lugar solitario y allí se puso a orar’. Busca conocer la voluntad del Padre para saber por dónde ir. Orar es su respiración vital. La tarde sin luz, la noche, son transfiguradas por la presencia del Abbá. Jesús se recoge en la profundidad del corazón, allí donde la Fuente está esperando para darse.

‘Vámonos a otra parte’. Allí lo encuentran los discípulos. Jesús había tenido éxito. Todos lo buscan. Esta publicidad gusta a los suyos. Le exigen, enfadados, que vuelva con la gente. Pero Jesús se mueve hacia donde quiere el Padre, no se deja programar desde fuera. La misión orienta sus pasos. Que Jesús esté cerca no significa que podamos manipularlo. ‘Para eso he salido’. Primer malentendido entre Jesús y sus discípulos, que crecerá en el camino, hasta llegar a la ruptura. Jesús es itinerante. Recorre toda Galilea.

3. MEDITACIÓN: ¿Qué nos dice el texto?

“No creas todo lo que leas, ni creas todo lo que escuches, no aceptes nada que no hayas reflexionado, tu interior es tu mejor guía”.   ¿Qué sentimientos despierta en ti este texto? ¿Entiendes tu vida de seguimiento como un servicio? ¿Pones a los que sufren junto a Jesús?  

Uno de los rasgos más positivos en el cristianismo contemporáneo es ver cómo se va despertando la necesidad de cuidar más la comunicación con Dios, el silencio y la meditación. ¿Te pasa a ti esto?

Haz memoria agradecida de las experiencias de sanación-resurrección que has vivido o has visto en otros. El Señor “sana todas tus enfermedades, rescata tu vida de la fosa y te colma de gracia y de ternura…”.

Medita cómo Jesús puede ser la esperanza de la humanidad, cómo puede transformarnos en un pueblo liberado que sirve y libera a otros de los demonios del egoísmo, la violencia, la desigualdad, la injusticia…

En Marcos, todos buscan a Jesús, todos se agolpan a su puerta, todos le quieren tocar, todos le siguen de un lugar a otro… ¿Qué buscas tú? ¿Cómo buscas a Jesús? ¿Cómo es tu deseo y hacia dónde se inclina?   “¿Me inclino sobre quien está en problemas, o tengo miedo de ensuciarme las manos? ¿Estoy encerrado en mí mismo, en mis cosas, o me percato de los que necesitan ayuda? ¿Me sirvo solo a mí mismo, o sé servir a los demás como Cristo, que vino a servir hasta dar su vida? ¿Miro a los ojos de los que buscan la justicia, o dirijo la mirada hacia el otro lado? ¿Acaso para no mirar a los ojos?» (Papa Francisco).  

4. ORACIÓN: ¿Qué le digo a Dios?

  • Jesús entra hoy a tu casa… Háblale de ti, de todo lo tuyo y especialmente de tus “fiebres”, “ataduras” y “demonios”… Descarga sobre él todas tus preocupaciones, porque Él se interesa por ti… Deja que se acerque a ti, te tome de la mano y te ponga en pie…
  • Dale gracias a Jesús por la vida que genera con su vida y su presencia: la sanación, la transformación de la realidad, de las personas y de las relaciones…; dale gracias por la ilusión, la esperanza y la alegría que suscita...; dale gracias por la liberación y las vidas resucitadas que “levanta”…; dale gracias por revelarnos lo que somos y lo que estamos llamados a ser en Él, en el Padre y en el Espíritu…

5. CONTEMPLACIÓN: ¿Cómo interiorizas la palabra? 

 Conecta con Dios, que está en ti. Descansa, dentro de ti, en él. Escucha el silencio, fuente de libertad interior, de creatividad, de compasión... “Se recoge arcilla y se modela la vasija, pero es su vacío el que la hace útil”.

"Que te acompañe la luz del Hijo,
que las alas del Espíritu te cubran,
que los ojos de tu Dios y los oídos de tu Dios,
en la noche y en el día,
escuchen tu oración
y te concedan los deseos de tu alma" (Hermano Seamus).

6.- ACCIÓN: ¿A qué me compromete este evangelio?

  “Siempre oímos cuán buena es la oración y o se nos declara más de lo que podemos nosotros; y de cosas que obra el Señor declárase poco” (Santa Teresa).

Pedro Tomás Navajas
CIPE

Documentación: F. 13 DOMINGO V DEL TIEMPO ORDINARIO Marcos Marcos 1, 29-39