DOMINGO IV del T.O. Marcos 1, 21b-28

FOTO

ESCUELA DE ORACIÓN - LECTIO DIVINA

1. INVOCA AL ESPÍRITU

Espíritu Santo, pon en nuestros labios el nombre de Jesús y enséñanos a conocer su amor que nos libra del mal

 Motivación

“Hay una forma concreta de escuchar lo que el Señor nos quiere decir en su Palabra y de dejarnos transformar por el Espíritu. Es lo que llamamos «lectio divina». Consiste en la lectura de la Palabra de Dios en un momento de oración para permitirle que nos ilumine y nos renueve. Esta lectura orante de la Biblia no está separada del estudio que realiza el predicador para descubrir el mensaje central del texto; al contrario, debe partir de allí, para tratar de descubrir qué le dice ese mismo mensaje a la propia vida” (Papa Francisco).

2. LECTURA: Qué dice el texto de Marcos 1, 21b-28  

En la ciudad de Cafarnaún, el sábado entró Jesús en la sinagoga a enseñar; estaban asombrados de su enseñanza, porque les enseñaba con autoridad y no como los escribas. Había precisamente en su sinagoga un hombre que tenía un espíritu inmundo y se puso a gritar: «¿Qué tenemos que ver nosotros contigo, Jesús Nazareno? ¿Has venido a acabar con nosotros? Sé quién eres: el Santo de Dios». Jesús lo increpó: «¡Cállate y sal de él!». El espíritu inmundo lo retorció violentamente y, dando un grito muy fuerte, salió de él. Todos se preguntaron estupefactos: '¿Qué es esto?' Una enseñanza nueva expuesta con autoridad. Incluso manda a los espíritus inmundos y lo obedecen». Su fama se extendió enseguida por todas partes, alcanzando la comarca entera de Galilea.

La enseñanza de Jesús  

La ciudad de Cafarnaún (Aldea del consuelo). Cerca de la desembocadura del Jordán en el mar de Galilea. La ciudad más grande de Galilea. Pueblo de pesca. Se respira un aire de libertad. Se comienza a explicar lo que significa ir con Jesús.  

Entró en la sinagoga a enseñar. En sábado (día de descanso: Génesis). La sinagoga es como una prolongación de Jerusalén. Ahí mandan los escribas. La gente se reúne para escuchar la Palabra. Lo primero que hace Jesús es ir allí. En un lugar sagrado, en un día sagrado, anuncia la novedad del Reino.  

Jesús enseñaba con autoridad (“exousia”: el señorío de Dios que hace crecer). Jesús enseña con libertad y sin miedo a un Dios bueno. Su autoridad es para servir, para liberar. Lo que dice tiene la marca de Dios. La gente lo percibe: Estaban asombrados. La enseñanza de Jesús es un desafío a los escribas.  

La actuación de Jesús  

Había un hombre que tenía un espíritu inmundo. La palabra de Jesús no solo se escucha sino que se ve, dice y hace (dabar). El espíritu inmundo maneja al hombre, le hace sufrir. Actúa dentro, sus fuerzas destruyen, quita libertad, lleva a la muerte, es todo lo contrario a Dios. Jesús viene a combatir este mal y a sacarlo de la persona. Ha sido enviado para aniquilar el anti-Reino.  

¿Por qué había un hombre impuro? El acceso estaba restringido. Solo entraban varones, judíos, mayores de edad y puros (sanos).  

El espíritu inmundo pretende controlar a Jesús. Comienza el enfrentamiento. El demonio toma la iniciativa. Habla en plural, interrogando violentamente a Jesús: ‘¿Qué tenemos que ver nosotros contigo, Jesús Nazareno? ¿Has venido a acabar con nosotros?’ Identifica a Jesús con un Mesías triunfante, lejos de la cruz. Se siente amenazado. Su mundo se derrumba. Siente que su poder ha llegado al fin. Grita para alejar a Jesús. Y después en singular: ‘Sé quién eres, el Santo de Dios’.Parece que el enemigo tiene ventaja sobre Jesús porque sabe quién es (Poner nombre es dominar). Pero no sabe lo esencial: que Dios, fuente de toda santidad, quiere comunicar su santidad a la humanidad dominada por fuerzas malignas. Jesús es más fuerte.  

Cállate y sal de él. Jesús no se acobarda. Quiere mostrar la fuerza del Reino sobre el poder del mal. Con sencillez y firmeza le dice: “Cállate (tapar la boca con un bozal) y sal”. Cállate es el mismo verbo que usa la antigua Biblia griega cuando habla Dios, que vence la furia del mar (2Sam 22,14), calla a los soberbios (Sal 119,21). De forma muy gráfica Marcos nos describe la salida del espíritu: agita al hombre violentamente, y con un fuerte grito salió de él. El mal siempre trae consigo una carga fuerte de agresividad, en este caso física y verbal.  

Reconocimiento de Jesús como maestro  

Tres frases que expresan la alabanza de la multitud a Jesús: ¿Qué es esto? Que dará paso a: ¿quién es este? ¡Una enseñanza nueva expuesta con autoridad! Incluso manda a los espíritus inmundos y le obedecen. Las gentes se preguntan, comparten, anuncian: Su fama se extiende por todas partes.

3. MEDITACIÓN: ¿Qué nos dice el texto?

  • ¿Qué versículo, frase, palabra ha llamado especialmente tu atención? ¿Qué sentimientos despierta en ti? ¿Qué querrá decirte Dios con ello en este momento concreto de tu vida?
  • ¿Qué aspecto te parece dirigido por Dios a tu persona, a tu situación, a alguna de tus dimensiones?
  • Su fama se extendió por toda la región de Galilea. ¿Qué has de hacer para que la persona de Jesús sea conocida al menos entre aquellos que te rodean?
  • Jesús pone delante de nosotros un proyecto de libertad y de vida. ¿Cómo haces para expulsar el poder extraño que te impide ser libre? ¿Percibes en la actuación de Jesús un aire de libertad y dignidad?

4. ORACIÓN: ¿Qué le digo a Dios?

  • Enséñame tu camino, Señor, y andaré en tu luz,
  • Líbranos del mal (Padre nuestro).
  • He probado la amargura de los sueños rotos; he conocido la falta de vida en mis caminos. Mis necesidades devoradoras eran el dios que yo adoraba; yo hablaba en el nombre de Dios con un corazón vacío. Pero tú, Señor, no me puedes olvidar. Tú me sanas a través de la fidelidad de amigos verdaderos. Tú me sanas a través del coraje de tu amor generoso. ¿Qué es el hombre para que te acuerdes de él? Tú, Señor, siempre estás de nuestra parte.

5. CONTEMPLACIÓN: ¿Cómo interiorizas la palabra? 

 “Sin la tentación, no experimentamos las atenciones que tiene Dios con nosotros, no ganamos la confianza en él, no aprendemos la sabiduría del Espíritu, ni el amor de Dios arraiga en nuestras almas. Ante las tentaciones, el hombre ora a Dios como un extranjero; sin embargo, después de que él, gracias al amor que Dios le tiene, ha hecho frente a la tentación sin dejarse desviar por la misma tentación, Dios le mira como a alguien que le ha amado y puede recibir legítimamente de él la recompensa: le considera como un amigo que, por su amor, ha combatido contra el poder de los enemigos, los demonios” (Isaac de Nínive).

6.- ACCIÓN: ¿A qué me compromete este evangelio?

 “Sólo una cosa es segura: sin la Palabra poderosa de Jesús, nunca podrá ser destrozado el dominio tiránico del ‘espíritu inmundo’. Sentimos entonces toda nuestra impotencia e incapacidad para cambiar las cosas nosotros solos, para denunciar la soberanía del ‘espíritu inmundo’. Jesús pronuncia la palabra poderosa. Señor, nosotros queremos, ayuda a nuestra falta de voluntad” (H. Jaschke).

Pedro Tomás Navajas
CIPE

Documentación: F. 12 DOMINGO IV DEL TIEMPO ORDINARIO Marcos 1, 21b-28