Lluvia de estrellas

FOTO

Desde la Ermita “Nuestra Señora de las Virtudes”, la comunidad P. Palau – Los Penitentes, os invita para la noche de Navidad,  a contemplar una lluvia de estrellas.  

El cosmos está de fiesta, creando lluvia de estrellas, es una explosión de colores, con formas diversas en estallido, que te deja extasiado    

“¡Ven, oh Oriente!
¡Ven, oh Sabiduría increada!  
(Mis Rel 4,24)  

La noche es oscura, silenciosa y fría. Pero las estrellas están ahí, mandándonos sus señales; sólo tienes que mirarlas y dejarte interpelar.  

“Te anuncio que yo estos días
vendré a ti, me daré a ti…
prepárate para recibirme”
(Mis Rel. 4,21)  

Las estrellas no temen la oscuridad, porque ellas saben que es cuando más brillan. En la quietud de la noche contemplando lluvia de estrellas, se nos abren senderos luminosos.  

“En medio de un gran silencio,
sentimos que “la hora es llegada.”
(Mis Rel. 18, 16)   
 
“María sintió en sus entrañas purísimas
a Dios Redentor,
y vio en la Encarnación
el mundo redimido.      
(Mes de Mayo día 15, 3) 

Al alzar los ojos, un bello milagro me regala el cielo: lluvia de luceros, lluvia luminosa, estrellas fugaces de mágico vuelo. En el corazón de la noche, una estrella se posa sobre unas pajas e ilumina su entorno. A los pastores les llega su luz, porque estaban velando  

“Aquí tenéis la señal: encontraréis  un niño envuelto en pañales  y acostado en un pesebre”  (Lc 2, 12…)  

El cielo no pertenece a la geografía del espacio, sino a la geografía del corazón. A Él lo adoramos en Belén, en los pobres, los que sufren; los solos, desamparados, los faltos de ilusión... Lo adoramos abriendo el mundo a la verdad, al bien, a Cristo. Lo adoramos en el servicio de cuantos están marginados y en los cuales Él nos espera   Noche de luz que nos pone en camino  

“Vamos a Belén a ver lo que ha sucedido y el Señor nos ha manifestado (Lc 2, 15b)
 
“¡Eres tú el objeto único
de mis amores!
(Mis Rel. Fragmento III,1)  

Estamos llamados a ser portadores activos de su paz y alegría, estando cerca de los que pasan la Navidad en la tristeza y la soledad, en la enfermedad y el sufrimiento, dándoles fortaleza y consuelo, haciendo más luminoso todo lo que tocamos.  

“Llegada la Nochebuena,
al bajar Cristo en el altar,
presentose  muy niña entre pajas,
la Iglesia”
(Mis Rel. 4. 25)  
 
 
“He celebrado las fiestas
aquí con el Niño Jesús
que prefirió una cueva
a los palacios de los reyes”
(Ct. 76)  

En este “tiempo de caminar” provincial, la comunidad de los Penitentes os deseamos un feliz y profundo tiempo de Navidad; un espacio precioso que Dios nos regala para poder gozar de la fraternidad.  

¡Feliz Navidad  y Fraterno Año Nuevo 2018!

Descarga el montaje  

 

Francisco Palau

LLuvia de estrellas Descargar 24,1 MB