DOMINGO IV DE ADVIENTO Lc 1, 26-38

FOTO

ESCUELA DE ORACIÓN - LECTIO DIVINA

1. INVOCA AL ESPÍRITU

 Veni Sancte, Spiritus. María siempre se dejó guiar por el Espíritu. Miramos a María con Jesús dentro de ella. Decimos su nombre.

 Motivación  

“Busca leyendo y encontrarás meditando; llama orando y se te abrirá contemplando” (San Juan de la Cruz).

2. LECTURA: Qué dice el texto de Lucas 1,26-38  

En aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María. El ángel, entrando en su presencia, dijo: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo». Ella se turbó grandemente ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquel. El ángel le dijo: «No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre; reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin». Y María dijo al ángel: «¿Cómo será eso, pues no conozco varón?». El ángel le contestó: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer será llamado Hijo de Dios. También tu pariente Isabel ha concebido un hijo en su vejez, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible». María contestó: «He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra». Y el ángel se retiró. 

LA VISITA (vv 26-27). Dios entra por la puerta pequeña. Dios se acerca gratuitamente. La iniciativa del dialogo es suya. Quiere decir su palabra de una manera única e irrepetible. El ángel habla por tres veces a María y ella reacciona ante la palabra. La escucha de la palabra se convierte en un diálogo inteligente, capaz de movilizar todos los recursos de la persona.

Galilea. La narración está ambientada en «Ga­lilea de los gentiles», nombre despectivo. Tierra contaminada por gente pagana.

Nazaret. No figura en la Biblia. Aldea insignificante.Pregunta Natanael irónicamente: «¿De Nazaret puede salir algo bueno?» (Jn 1,46).

Una virgen. Sellama María. No se dice nada de cómo era. En la intimidad de su casa, en la normalidad de su vida, recibe la palabra.  

EL SALUDO (V.28) Tres palabras: contenido profundo de lo que Dios hace en María.

“¡Alégrate!” (Jaire). Esta alegría de Dios es la verdadera portada del Evangelio. Toca lo más íntimo de su ser. Su reacción: el gozo del Magnificat. ¿Qué puede causar tanta alegría?: El ser invitada a tomar parte en la salvación de Dios. Canto: Alégrate.  

“¡Llena eres de gracia!” (Kejaritomene). Nombre nuevo. Plenitud de amor. La alegría y la gracia van juntas. En la raíz de María no estuvo el pecado sino el amor (Inmaculada).  

“¡El Señor está contigo!” (O kurios metá sou). Dios se pone al lado de María. Como hizo con los llamados. Dios, al amar, se compromete. El Dios que elige, también ayuda; no llama a nadie para el fracaso.  

EL ASOMBRO (V. 29). María se pregunta asombrada qué saludo es el que le ha dirigido el ángel. Cuando Dios interviene todo lo reordena.

LA ANUNCIACIÓN (VV. 30-33). Palabras iniciales de paz: ‘No temas’. El deseo de Dios es entrar en la historia de una forma nueva. Quiere hacerse carne. Y para esto pide a María que sea la madre de su Hijo, que le ponga nombre: Jesús (en hebreo JeshWah) que significa ‘Dios salve’ o ‘Dios salva’. Todo lo de María será para él. La presencia de Dios en medio de su pueblo ha alcanzado ahora plenitud. Títulos dados a Jesús.  

LA OBJECIÓN (V.34). ¿Cómo será eso? María no conoce varón.

LA EXPLICACIÓN (VV.35-37).

“El Espíritu Santo vendrá sobre ti...” La acción del Espíritu, que engendra vida, recuerda la acción creadora de Dios en Gn 1,1-2. Ahora la acción creadora del Espíritu acontece en el vientre de María. Sobre el lienzo de su pequeñez, el Espíritu pinta a Jesús, la Hermosura.

“La fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra”. Recuerda la ‘shekiná’ (Ex 40,35), gloria de Dios que baja para habitar en medio del pueblo. María es ahora ‘tienda del encuentro’, lugar de las citas divinas.

“Para Dios nada hay imposible. Literalmente: “no será imposible ninguna palabra que proviene de Dios”. Y se invita a María a mirar el signo: su prima Isabel. Se nombran las tres personas de la Trinidad: Concebirás un Hijo, el Espíritu Santo vendrá sobre ti, la fuerza del Altísimo te cubrirá.  

EL SÍ DE MARÍA (V.38) Dios propone, pero no impone. El proyecto de Dios no se realiza prescindiendo del ser humano, sino contando con él. María consiente desde la libertad.“Hágase en mí”. Su amor responde a otro amor. El Dios que se revela con la palabra es el Dios que se abre a la palabra humana, que la espera y desea; se abre al ser humano y a su libertad. Del encuentro entre las dos libertades dialogantes, la de Dios y la del hombre, nacerá la vida humana del Hijo de Dios, Palabra de Dios y del hombre.

3. MEDITACIÓN: ¿Qué nos dice el texto?

  • Medita lo que dice San Ambrosio: “Toda persona que cree, concibe y engendra la palabra de Dios”.
  • Y lo que dice Orígenes: ‘¿De qué me sirve confesar que Cristo vino en la carne, ni no viene en mi carne? Deja resonar en ti la invitación de Dios que continuamente llama a entrar en Alianza con Él, para que en nosotros, en nuestra historia, en nuestra vida, Jesús pueda hacerse carne.
  • ¿Por qué tengo miedo, si nada es imposible para ti? (Canción-Glenda).

4. ORACIÓN: ¿Qué le digo a Dios?

 ¿Qué le decimos a Dios? “Desbordo de gozo con el Señor y me alegro con mi Dios; porque me ha vestido un traje de gala y me ha envuelto en un manto de triunfo, como novia que se adorna con sus joyas” (Is 61,10).

Qué le decimos a María:Tú eres toda hermosa, ¡oh Madre del Señor!; Tú eres de Dios gloria, la obra de su amor”.

Qué nos dice María: «No temas, hijo, Dios te quiere; te ama personalmente; pensó en ti antes de que vinieras al mundo y te llamó a la existencia para colmarte de amor y de vida; y por esto ha salido a tu encuentro, se ha hecho como tú, ha llegado a ser Jesús, Dios-hombre, semejante en todo a ti, pero sin el pecado; se ha entregado por ti, hasta morir en la cruz, y así te ha dado una vida nueva, libre, santa e inmaculada» (Benedicto XVI).

5. CONTEMPLACIÓN: ¿Cómo interiorizas la palabra? 

  • “Como un hijo alza los ojos al rostro de su mamá y, viéndolo sonriente, olvida todo miedo y todo dolor, así nosotros, volviendo la mirada a María, reconocemos en ella la "sonrisa de Dios", el reflejo inmaculado de la luz divina; encontramos en ella nueva esperanza incluso en medio de los problemas y los dramas del mundo” (Benedicto XVI).

6.- ACCIÓN: ¿A qué me compromete este evangelio?

Esta palabra que cambió la historia del mundo suscita en nosotros la conciencia profunda de que cada uno tiene una llamada para participar activamente en la obra de salvación. Nos empuja a recorrer los caminos nuevos que la novedad de Dios nos presenta. "Bienaventurados los que escuchan la Palabra de Dios y la ponen en práctica" (Lc 11,27-28).

Pedro Tomás Navajas
CIPE

Documentación: F. 9 DOMINGO IV DE ADVIENTO Lucas 1, 26-38