DOMINGO XXXIII del T. O. Mt 25, 14-30

FOTO

ESCUELA DE ORACIÓN - LECTIO DIVINA

1. LO PRIMERO: INVOCAR AL ESPÍRITU

 Ven, Espíritu Santo.
Acompáñame en esta aventura
y que se renueve la cara de mi vida
ante el espejo de tu Palabra. Agua,
fuego, viento, luz. Ven, Espíritu Santo. Amén. 

 Motivación  

Cuando comiences a orar deja que sea su Palabra tu primera luz. Dialoga con ella: léela con afecto y atención, medítala, ora, contempla, discierne, llévala a tu día concreto, a tu hoy. Acostúmbrate a rumiarla, muchas veces al día. Que ella cambie tu corazón, tus gestos, tus hábitos, tus palabras. La Palabra habla de Él, en ella está Jesucristo hablándote, cerca de ti. Lee a Cristo vivo y Cristo te hablará. Vive este diálogo que te conduce a conocerle y amarle. Estudia la Palabra, practica la Lectura de Dios; porque ella interpreta tu vida, tú has de saber también interpretarla” (Madre Prado O.S.A).

A la espera de la Palabra. Con la lámpara encendida. Con la atención amorosa. En silencio. Como santa María y san José.   

Esta parábola de los Talentos: cómo hacer para que el Reino crezca (Mt 25,14-30), está entre dos otras parábolas: la parábola de las Diez Vírgenes: vigilancia (Mt 25,1-13) y la parábola del Juicio Final: acoger a los pequeños (Mt 25,31-46).  

2. LECTURA: Qué dice el texto de Mateo 25,14-30  

En aquel tiempo,  dijo Jesús a sus discípulos esta parábola:
«Un hombre, al irse de viaje, llamó a sus siervos y los dejó al cargo de sus bienes: a uno le dejó cinco talentos, a otro dos, a otro uno, a cada cual según su capacidad; luego se marchó.
El que recibió cinco talentos fue enseguida a negociar con ellos y ganó otros cinco. El que recibió dos hizo lo mismo y ganó otros dos. En cambio, el que recibió uno fue a hacer un hoyo en la tierra y escondió el dinero de su señor.
Al cabo de mucho tiempo viene el señor de aquellos siervos y se pone a ajustar las cuentas con ellos. Se acercó el que había recibido cinco talentos y le presentó otros cinco, diciendo: “Señor, cinco talentos me dejaste; mira, he ganado otros cinco”.
Su señor le dijo: “Bien, siervo bueno y fiel; como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; entra en el gozo de tu señor”.
Se acercó luego el que había recibido dos talentos y dijo: “Señor, dos talentos me dejaste; mira, he ganado otros dos”.
Su señor le dijo: “Bien, siervo bueno y fiel; como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; entra en el gozo de tu señor”.
Se acercó también el que había recibido un talento y dijo: “Señor, sabía que eres exigente, que siegas donde no siembras y recoges donde no esparces, tuve miedo y fui a esconder tu talento bajo tierra. Aquí tienes lo tuyo”.
El señor le respondió: “Eres un siervo negligente y holgazán. ¿Conque sabías que siego donde no siembro y recojo donde no esparzo? Pues debías haber puesto mi dinero en el banco, para que, al volver yo, pudiera recoger lo mío con los intereses. Quitadle el talento y dádselo al que tiene diez. Porque al que tiene se le dará y le sobrará, pero al que no tiene, se le quitará hasta lo que tiene. Y a ese siervo inútil echadlo fuera, a las tinieblas; allí será el llanto y el rechinar de dientes”».  
 

¿Cuáles son las palabras o frases o actitudes que atraen tu atención?

Personas que aparecen en el texto: Un hombre, sus siervos…

¿Qué hacen? Al irse de viaje, llamó, los dejó al cargo, según su capacidad… Cómo actúan empleado: Entusiasmo, al momento…

¿Cómo se relacionan entre ellos? ¿Percibes una colaboración?

¿Qué es el talento? (El salario de 16 años de un jornalero).Lo más valioso: la vida.

Contraposición  entre “el hacer “ y el  “no hacer”. En la comunidad ya había quien se dedicaba a vivir del cuento, sin dar golpe.

Una frase que nos sorprende: "Porque a todo el que tiene, se le dará y le sobrará; pero al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará". ¿No es impropio del Dios de Jesús

3. MEDITACIÓN: ¿Qué nos dice el texto? La parábola pretende impactar al lector.  

¿Cómo leer la parábola? ¿Cómo una invitación a producir y acaparar bienes materiales? ¿Interpretando talentos como cualidades de la persona? ¿Cómo algo esencial, propio del ser humano? Los talentos tienen como fin hacer al hombre más humano, amar más, darse a los demás. Solo se tiene lo que se da, lo que no se da se pierde.

¿Qué imagen de Dios tienen los siervos? ¿De confianza o de miedo, de colaboración?¿Qué consecuencias tiene? ¿Qué imagen tengo yo? ¿Ves a Dios como el amigo de dar?

¿Qué imagen de persona aparece en los siervos? De confianza, de búsqueda, más que resultados. ¿Dejo de hacer algo por miedo?Creer es confiar, perder todo miedo incluso al fracaso.

¿Cómo se relacionan los siervos con el señor? ¿De forma correcta? ¿Con alegría, temor? ¿Cómo me relaciono yo con Dios?

¿En qué sentido el reino es riesgo? ¿Por qué el que no corre riesgos, pierde lo que tiene?  ¿Arriesgo en mi vida cristiana?

¿Cómo se manifiesta la fidelidad? En lo poco: “Eso poquito…”

¿Qué tiene que ver esto con la fe? ¿Es algo para guardar en una caja fuerte o es para entregarla convertida en obras?

¿Somos dueños o administradores de un don, que si no se comparte en un don enterrado?¿Tienes algo, que no hayas recibido?  ¿Eres consciente? “Moneda que está en la mano quizás las puedas guardar; la monea del alma la pierdes si no la das” (A. Machado).

4. ORACIÓN: ¿Qué le digo a Dios?  

¿Qué le digo al Señor? Paso a la plegaria. Cuando empezamos a comprender lo que Dios quiere de nosotros. Oramos con una oración que no se quede solo en palabras, de atención amorosa, fiel, de vela en la noche. 

Momento de silencio  

5. CONTEMPLACIÓN:¿Cómo interiorizas la palabra? 

 ¿Cuál es la palabra o frase o párrafo o actitud que te ayuda a recordar este texto?

Contempla a la Trinidad, dándose por entero, confiando. (Proyección del icono de la Trinidad). 

6.- ACCIÓN: ¿Cuál es la acción concreta que me invita a realizar?

“Miren no escondan el talento, pues parece las quiere Dios escoger para provecho de otras muchas, en especial, en estos tiempos que son menester amigos fuertes de Dios para sustentar a los flacos” (Santa Teresa).  

“Hermanos míos, hasta ahora no hemos hecho nada todavía. ¡Empecemos hoy!” (San Francisco).  

No hay un yo que posea un tesoro. Soy yo, realmente, un tesoro de valor incalculable. Solo hay un camino para poder disfrutar de lo que soy: poner toda esa riqueza a disposición de los demás.   

Pedro Tomás Navajas
CIPE

Documentación: F.4 DOMINGO XXXIiI DEL TIEMPO ORDINARIO Mateo 25,14-30