32 Domingo del Tiempo Ordinario

FOTO

Lectura orante del Evangelio: Mateo 25,1-13

Queridos hermanos y hermanas, que contemplar el juicio final jamás nos dé temor, sino que más bien nos impulse a vivir mejor el presente. Dios nos ofrece con misericordia y paciencia este tiempo para que aprendamos cada día a reconocerle en los pobres y en los pequeños; para que nos empleemos en el bien y estemos vigilantes en la oración y en el amor. Que el Señor, al final de nuestra existencia y de la historia, nos reconozca como siervos buenos y fieles” (Papa Francisco).  

El reino de los cielos se parecerá a diez doncellas que tomaron sus lámparas y salieron a esperar al esposo. 

Ser cristianos significa tener la alegría de pertenecer totalmente a Cristo, ‘único esposo de la Iglesia’, y salir a su encuentro igual que se va a una fiesta de bodas. La alegría y la conciencia de la centralidad de Cristo son las dos actitudes que los cristianos debemos cultivar en la cotidianidad. La oración es la historia de una espera apasionante. Y el Señor es el argumento mejor para nuestra espera. “Viviré en esperanza de Dios”: esta es nuestra música, la de los que aman. Que así sea, Espíritu Santo.  

El esposo tardaba, les entró sueño a todas y se durmieron. 

¿No es una contradicción decirnos cristianos y no sentir la fascinación de vivir como Jesús? Cuando nos dormimos se apodera de nosotros una vida triste. Nuestros ojos, cansados de mirar hacia una aurora que tarda en llegar, se vuelven a mirar hacia otra parte. Llega la noche, se esconde la frescura de los inicios, se enfría el amor primero. ¿Qué hacer entonces? Revivir la experiencia de la esposa de los Cantares:“Yo duermo, pero mi corazón vela” (Cant 5,2). Que así sea, Espíritu Santo.  

A medianoche se oyó una voz: ‘¡Que llega el esposo, salid a recibirlo!’ 

La Virgen María y los santos nos enseñan a vivir a la espera de un encuentro, con el silencioso deseo de una comunión. Viene el Señor, la hermosura que excede a todas las hermosuras. El encuentro con Jesús siempre es un encuentro bello. Si antes, nuestra oración era salir para buscarte, Señor, ahora es salir para un encuentro pleno contigo. Que así sea, Espíritu Santo.  

Las que estaban preparadas entraron con él al banquete de bodas

Entramos con Jesús en el banquete de bodas cuando llevamos en el corazón el aceite del amor. Jesús conoce a los que le han conocido en los pobres: ‘Lo que hicisteis a uno de estos mis pequeños hermanos…’ La espera se ha hecho encuentro, la noche se ha llenado de claridad. Es hora, Señor, de dejarnos amar por ti, de amarte con todo el corazón. Que así sea, Espíritu Santo.  

Velad, porque no sabéis el día ni la hora.

El tiempo que Dios nos da es un tiempo de vigilancia, para tener encendidas las lámparas de la fe, de la esperanza, del amor. La entrada en el reino no se da por sí sola; se gana con la sabiduría, se pierde con la necedad descuidada. La oración de vigilia hace que el amor al Señor nos crezca por dentro. ¿Cómo será un cristiano que vela? Será aquel que ‘lleva las arras del Espíritu en el corazón’ (2Cor 1,22). Será aquel que señala la presencia de Jesús con un obrar diligente y solidario. Permaneceremos unidos a ti, Jesús, por el amor, para que tú nos introduzcas en la sala del banquete, donde nuestra lámpara de alegría nunca se extinguirá. Que así sea, Espíritu Santo. Amén.        

CIPE – noviembre 2017

Documentación: Domingo XXXII del tiempo ordinario. Lectura orante del Evangelio: Mateo 25,1-13