DOMINGO XXX del T. O. Mt 22, 34-40

FOTO

ESCUELA DE ORACIÓN - LECTIO DIVINA

Motivación  

La lectio divina: una manera de acercarnos a la Palabra. “Consiste en la lectura de la Palabra de Dios en un momento de oración para permitirle que nos ilumine y nos renueve” (Papa Francisco).

“Si yo hubiese sido sacerdote, habría aprendido el hebreo y el griego, y no me habría contentado con el latín, y así habría podido conocer el verdadero texto dictado por el Espíritu Santo”  (Santa Teresita)  

1. A la espera de la Palabra. Con la lámpara encendida

Ven Espíritu Santo.  Danos la gracia de acoger la Palabra de Dios. Ilumínanos con tu luz, abre nuestra inteligencia y nuestros corazones para comprenderla.  Danos la voluntad, el valor y la gracia necesaria para vivirla en nuestras vidas.    

Rasgos del Evangelio de Mateo  

  • Escrito hacia el año 80, después de la destrucción de Jerusalén.
  • Los destinatarios eran cristianos procedentes del judaísmo.  
  • Pretensión: Jesús es el centro de la fe, mostrar que Jesús es el Mesías esperado, centrar a la comunidad en la persona de Jesús, Hijo de Dios, unificar las diversas tendencias de su comunidad en torno de Jesús, mostrar la misión de la Iglesia, nuevo Israel de Dios, que debe llevar la salvación al mundo entero.

La distribución del evangelio

1ª: Relatos de la infancia de Jesús: capítulos 1-2

2ª: Proclamación y predicación del Reino de Dios: capítulos 3-10.

3ª: Rechazo de Jesús y controversias: capítulos 11-17.

4ª: Instrucciones especiales a los discípulos: capítulos 18-20.

5ª: Entrada solemne a Jerusalén, polémica con los jefes judíos y últimas enseñanzas: capítulos 21-25. 6ª: Pasión-muerte-resurrección-envío misionero: capítulos 26-28.  

Contexto

La escena acontece en el Templo de Jerusalén. En medio de una controversia creciente, que terminará en la muerte de Jesús: el tributo a pagar al César (22,15-22), la resurrección de los muertos (22,23-33), el mandamiento más grande (22,34-40), el mesías, hijo y Señor de David (22,41-46). 

2.  Proclamación de la palabra: Mateo 22, 34-40  

En aquel tiempo, los fariseos, al oír que Jesús había hecho callar a los saduceos, se reunieron en un lugar y uno de ellos, un doctor de la ley, le preguntó para ponerlo a prueba: «Maestro, ¿cuál es el mandamiento principal de la ley?». Él le dijo: «“Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente”. Este mandamiento es el principal y primero. El segundo es semejante a él: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. “En estos dos mandamientos se sostienen toda la Ley y los Profetas”.

Fariseos: Cumplidores de la ley.Exigentes. Sus interpretaciones fueron aceptadas por la mayoría del pueblo.

Saduceos: Grupo belicoso. Sus seguidores eran ricos y poderosos. Clase alta. Eran colaboracionistas. El sumo sacerdote era saduceo.

Se reunieron: Para acabar con Jesús. Es una trama.

Doctor de la Ley: Un experto en la Torá, un rabino. 

Preguntó: Pregunta importante. El estudio de la ley de Moisés había llevado a encontrar en ella 365 prohibiciones, tantas como los días del año, y 248 mandamientos, tantos como componentes del cuerpo humano.

Ponerlo a prueba: La intención es tentar a Jesús, desacreditarlo.

Maestro: Dejar claro que Jesús no sabe interpretar la Ley.

Respuesta de Jesús: Supera los estrechos límites. Se sitúa a nivel de las opciones profundas. Va a lo esencial, a la raíz, al amor. 

Amarás: Primer mandamiento: La Shemá: “Escucha, Israel: Yahveh nuestro Dios es el único Yahveh. Amarás a Yahveh. Tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu fuerza” (Dt 6,4-5). Dimensión personal: El Dios al que vamos a amar es “tu Dios”.

Con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente.

El segundo es semejante a él: El amor tiene un rostro, el prójimo.

Como a ti mismo.  La Regla de Oro: “Todas las cosas que quisierais que los hombres hiciesen con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esta es la ley y los profetas” (Mt 7:12).

Toda la Ley los Profetas. Estos mandamientos sirven como guía para que cada persona sepa lo que Dios quiere, aquí y ahora.    

3. Fecundidad de la Palabra.  

Como el grano de trigo, la levadura. Fecunda nuestra manera de pensar, de sentir, de actuar.

  • Ilumina: Lo importante es el amor. Lo que da valor a la vida. “Si no es naciendo de raíz del amor de Dios, que no llegaremos a tener con perfección el del prójimo. 5M 3,9
  • Discierne. La savia de toda moral está en mirar directamente a Dios y a los hombres, sin pantallas.
  • Crea: La Palabra crea un corazón para amar lo que agrada a Dios.

4. Respuesta a la Palabra. Orar la Palabra  

- Oramos con el corazón. Ahí ponemos el acento

- Oramos para responder al Amor. Mirando a Dios a la cara.

- Oramos con la esposa del Cantar de los Cantares: “Encontré al amor de mi alma: lo abracé y no lo solté”(3,4). Con el brazo de la caridad alcanzamos a Dios.

- Oramos con las promesas: “Ni el ojo vio, ni el oído oyó, ni al corazón del hombre llegó, lo que Dios preparó para los que le aman” (1Co 2,9).

- Oramos con el corazón universal, abierto a todos los prójimos. “Con los buenos se juntan siempre” (C40,3). El amor es sin fronteras.  

Nuestra alegría es bendecirte, Padre de amor infinito: 
en tu creación descubrimos, maravillados,
la ternura que pones en todas las cosas. 
¡Te alabamos por tanto amor! 
Bendito seas, además, cuando nos haces darnos unos a otros, 
como una multitud de hermanos llamados a vivir en tu gracia.  
En el camino de este difícil amor tú nos insuflas tu Espíritu,
para que nuestra vida coincida en verdad con nuestra alabanza.
Es esa alabanza la que unimos a la aclamación 
de todos cuantos en el mundo
inventan día a día los mil rostros de tu único amor.   

5. Contar al mundo la nueva manera de vivir. Testigos.  

“En la oscuridad más cerrada es cuando más brilla la luz, por muy pequeña que sea”. Fragmento de la película Red de libertad, que narra la historia de caridad de Helena Studler, Hija de la Caridad. 

Pedro Tomás Navajas

CIPE

Documentación: F.1 DOMINGO XXX DEL TIEMPO ORDINARIO Mateo 22, 34-40