25ª Semana del Tiempo Ordinario

FOTO

EVANGELIO ORADO 

Lunes, 25 de septiembre 

“Nadie enciende un candil y lo tapa” (Lc 8,16)  

Jesús es tu luz y es la luz del mundo. Pero, ¿qué hacer para que esa luz cruce el abismo y llegue a tu corazón? Y ¿cómo hacer para que te apropies de las verdades profundas? Tu vida es un candil en medio de la casa. Los que vienen necesitan tu luz para no tropezar.    

Ilumíname, Señor, con tu Espíritu. Y déjame sentir el fuego de tu amor en mi corazón. 

Martes, 26 de septiembre

"Los que escuchan la palabra de Dios" (Lc 8, 21)

El Espíritu te abre los oídos para que escuches la buena nueva de la salvación. La palabra de Dios es tu primera fuente de vida, la que alimenta tu relación con Dios. Recuerda a María, la virgen oyente, que acoge con fe la palabra de Dios. Si consideras el Evangelio como lugar de encuentro con Jesús, irás de maravilla en maravilla.

Jesús, enséñame a escucharte. Jesús, recuérdame que Tú siempre estás ahí para escucharme.

Miércoles, 27 de septiembre

"No llevéis nada por el camino" (Lc 9,3)

No lleves nada, pero en la soledad del camino abre tu presencia a la presencia de Jesús. No lleves nada, para que seas peregrino de novedad. Lo más hermoso te viene dado. No lleves nada, para buscar ligero de equipaje, por montes y riberas, a tu Amado. No lleves nada, y sacúdete el polvo de los pies para que no se te quede dentro lo negativo.

Señor, hazme caer en la cuenta de que mi vida es un espacio humano habitado por la Trinidad.    

Jueves, 28 de septiembre

"¿Quién es éste de quien oigo semejantes cosas?" (Lc 9,9)

Herodes está inquieto. Quiere encasillar a Jesús para domesticarlo, pero no sabe cómo. Sírvete tú de la pregunta del tirano para acercarte a Jesús y contemplar su rostro de cerca. ¿Quién es éste en cuya mirada se percibe un amor tan profundo, que toca mis raíces? ¿Quién es éste que produce miel en mi boca, melodía en mi oído, júbilo en mi corazón?

¿Quién es éste? Es Jesús, mi Señor, el que camina siempre conmigo.

Viernes, 29 de septiembre 

ARCÁNGELES MIGUEL, GABRIEL Y RAFAEL  

“Veréis el cielo abierto” (Jn 1,51)  

Jesús hace a sus discípulos una promesa. Con sus palabras y con el don de su nos ha revelado la gloria-amor del Padre a la humanidad. Acércate a Jesús. Déjate mirar por Él. Aprende a vivir como El, en el ámbito de Dios, que es el de la vida.  

¡Oh Dios mío!, aclara mi mirada para que se vuelva hacia Ti. Ahora que estoy sedienta, sáciame. Ahora que soy débil, fortaléceme. Dame tu Espíritu.

Sábado, 30 de septiembre  

"Al Hijo del hombre lo van a entregar" (Lc 9,44)

Jesús se metió en situaciones que él sabía le iban a abocar a la cruz. Le sostenía la relación con el Padre. De la experiencia de su amor sale la verdadera profecía. Amó la vida y supo para qué vivía. Se metió en los problemas del ser humano y del planeta. Mientras, los discípulos discutían para ver quién era el más importante.

Me descalzo ante ti, mi Señor, porque el terreno que piso es santo. 

Documentación: 25ª SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO