5ª Semana de Cuaresma

FOTO

EVANGELIO DÍA A DÍA

Lunes, 3 de abril  

“Tampoco yo te condeno” (Jn 8,11)  

Jesús es el que perdona. ¡Qué tiniebla inunda el corazón humano ni no hay perdón para el adversario! Si se pierde la misericordia, se pierde todo. Acércate confiadamente a Jesús. Ábrete sin temor a la acción del Espíritu Santo. Anuncia la grandeza de Dios.   

Jesús, tú has venido a salvarnos. No queremos rechazar este magnífico don. Aceptamos la invitación que nos haces a recorrer los nuevos caminos del perdón mutuo.

Martes, 4 de abril  

“El que me envió es veraz y yo comunico al mundo lo que he aprendido de él (Jn 8,26)  

Lo que Jesús hace está lleno de Espíritu. El Espíritu de la verdad lo impulsa, lo motiva, lo alienta, da pleno sentido a su acción comunicadora. Jesús te abre su corazón, comparte contigo su forma transparente y valiente de vivir. Cuando acoges el amor de Jesús que da sentido a tu vida, ¿cómo no comunicarlo a otros?  

Espíritu Santo, gracias por darnos este deseo de salir y hablar de Jesús. Gracias por hacernos personas evangelizadoras, que comunican con gozo la vida nueva encontrada en Jesús.

Miércoles, 5 de abril    

“Si permanecéis en mi palabra, seréis de verdad discípulos míos; conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres” (Jn 8,31-32)  

“La Palabra de Dios nos ayuda a abrir los ojos para acoger la vida y amarla, sobre todo cuando es débil. La Palabra de Dios es una fuerza viva, capaz de suscitar la conversión del corazón de los hombres y orientar nuevamente a Dios. El Espíritu Santo nos guía a realizar un verdadero camino de conversión, para redescubrir el don de la Palabra de Dios” (Papa Francisco).

Señor, dame unos ojos capaces de ver la realidad como novedad. Enséñame la cultura del diálogo, en vez de la cultura del aislamiento.  

Jueves, 6 de abril

“Quien guarda mi palabra no sabrá lo que es morir para siempre” (Jn 8,51)  

María guardó en el corazón la palabra de Jesús. Se dejó conducir por el Espíritu, en un itinerario de fe, hacia un destino de servicio y fecundidad. Por eso, vive para siempre, es Madre de todos. ¿Qué guardas en el corazón? ¿Qué verdades cultivas en la oración interior? ¿Cuál es el tesoro de tu vida? ¿Cómo vives tu intimidad con el Misterio en la vida de cada día?  

María, enséñanos a ser contemplativos de la Palabra de Jesús en la vida de cada día. Señora de la Vida ayúdanos a nacer a la vida para siempre, a la comunión con Dios y con los hermanos.

Viernes, 7 de abril 

“Os he hecho ver muchas obras buenas por encargo de mi Padre” (Jn 10,32)  

Jesús ha abierto nuevos caminos, ha dejado ver la belleza del Padre. Toda su vida ha sido una salida para anunciar el Evangelio del Reino. Ha sembrado la alegría. Cultiva la oración interior que da sentido cristiano a tu compromiso, a tu actividad. Sin momentos de diálogo sincero con el Señor, las tareas fácilmente se vacían de sentido.   

Estamos ante ti, Padre, con el oído abierto, confiados en tu presencia. Danos fuerza para no caer en la tentación de una espiritualidad oculta e individualista.   

Sábado, 8 de abril  

“Aquel día decidieron darle muerte” (Jn 11,53)  

Jesús entrega la vida, culmina la encarnación en la cruz. ¿Cómo mantenernos fieles en los momentos de la prueba? “La Iglesia necesita imperiosamente el pulmón de la oración” (EG 262). Mira a tantas personas que, con las cuerdas de su fe afinadas, siguen cantando al amor en medio de la persecución y del martirio.  

Espíritu Santo, métenos en el silencio de Jesús, mientras esperamos con Él el grito triunfante de la vida.

Documentación: EVANGELIO 5ª SEMANA DE CUARESMA