4ª Semana de Cuaresma

FOTO

EVANGELIO DÍA A DÍA

Lunes, 27 de marzo  

“El hombre creyó en la palabra de Jesús y se puso en camino” (Jn 4,50)  

Jesús está en el camino. Un hombre lo descubre. Le presenta con toda sencillez y verdad una necesidad vital. Cree en la palabra de Jesús. Se pone en camino. Anuncia el Evangelio. Dile a Jesús lo que llevas en el corazón, como haces con un amigo: eso es orar. Escucha la palabra de Jesús: eso es orar. Vete adonde Jesús te pida: eso es anunciar el Evangelio.   

Confiamos en tu amor, Señor, en tu bondad sin límites, porque nada es imposible para ti.

Martes, 28 de marzo  

“Y dijo que era Jesús quien lo había sanado” (Jn 5,15)  

Era un inválido y no sabía ni hablar. Con el paso de los años le había invadido una dañina tristeza y un hondo pesimismo. No tenía palabra. Pero pasó Jesús junto a él y lo sanó. Acércate a Jesús. Él te infunde ánimo. Te ayuda a ponerte de pie. Te invita a dejar la camilla. Te libera de los miedos. Acércate.  

Tú, Jesús, estás cerca. Cuidas nuestra fragilidad y nos invitas a cuidar a los más débiles. No quieres que miremos para otra parte. Junto a los pobres acontece el milagro de la vida.

Miércoles, 29 de marzo  

“Mi padre sigue actuando y yo también actúo” (Jn 5,17)  

Jesús, en su actuación, muestra la experiencia del Padre que lleva grabada en las entrañas. Hace esta consoladora confidencia: Ni Él ni el Padre se han alejado de este mundo. El Espíritu Santo ama tu vida mucho más de lo que tú la amas. Esto puede llevarte a una gran confianza. Por muy mal que te vayan las cosas, el Espíritu nunca te abandona.  

Espíritu Santo, realiza en nuestro interior la obra de Jesús: que la voluntad del Padre se cumpla plenamente en nosotros.    

Jueves, 30 de marzo  

“Las obras que el Padre me ha concedido llevar a cabo, esas obras que hago dan testimonio de mí” (Jn 5,36)  

Las obras de Jesús reflejan lo que El es. Jesús pretende comunicar vida, como el Padre; trabajar para que llegue la nueva humanidad, como el Padre; mostrar cercanía a todos los desvalidos, como el Padre. Mira tus obras. ¿Qué dicen de ti? ¿Qué dicen de Dios? ¿Abren porvenir a los que no lo tienen? ¿Nacen de la intimidad con el amor gratuito del Padre?  

Señor, dame unos ojos capaces de ver la realidad como novedad. Enséñame la cultura del diálogo, en vez de la cultura del aislamiento.

Viernes,31 de marzo  

“Yo no vengo por mi cuenta, sino enviado por el que es veraz” (Jn 7,28)  

Jesús se sabe enviado. Eso le da fortaleza para no sucumbir en las horas difíciles. Se fía del Padre. Sabe que su palabra no engaña. La experiencia que tú hagas de Dios es fundamental para mantenerte fiel en las horas oscuras de la vida. Saber que el Padre está contigo te ayuda a no abandonar la fe.  

Jesús, tú nunca nos abandonas. Nos alientas para que no desfallezcamos ante los fracasos. Nos alegra repetir cada día: “Sé de quién me he fiado”.

Sábado, 1 de abril

“Jamás ha hablado nadie así” (Jn 7,46)  

Los que presumen de conocer a Dios quieren eliminar a Jesús, lo tachan de impostor. Pero la palabra de Jesús no está encadenada por el miedo. Jamás ha hablado nadie como Él.  Toma, con Jesús, las decisiones importantes de tu vida. Jesús, ¿qué quieres de mí? Ábrete sin temor a la acción del Espíritu.  

“Espíritu Santo, infúndenos la fuerza para anunciar la novedad del Evangelio con audacia, en voz alta y en todo tiempo y lugar, incluso a contracorriente” (Papa Francisco).

Documentación: EVANGELIO 4ª SEMANA DE CUARESMA