Vigilia por la Paz

FOTO

NO HAY CAMINOS PARA LA PAZ, LA PAZ ES EL CAMINO 

AMBIENTACIÓN:

  • Cuatro velones encendidos encima del altar.
  • Velitas pequeñas para la gente que se repartirán a la entrada junto con las canciones y los textos. (Algún encendedor).
  • Telas para decorar el altar y letras o un cartel en la entrada: “No hay caminos para la paz, la paz es el camino”
  • Los bancos colocados en semicírculo invitando a la oración. Cojines o alguna alfombra para sentarse en el suelo.

INICIO:

  • Danza contemplativa
  • Textos y frases sobre la paz que previamente hayan redactado los participantes en la velada. Por ejemplo: “¡No habrá paz entre las naciones, a menos que haya paz y cooperación entre las religiones!”  

TEXTO INICIAL:

  • Después de esta danza, de estas frases, y tras un día intenso, lleno de experiencias, vivencias, ruido, palabras, distracciones, hemos llegado aquí, sin saber para qué ni por qué.
  • Luz tenue, poco ruido, solo una guitarra que acompaña, incluso seguramente demasiado silencio.
  • Ahora es tiempo de dejar de tener experiencias, sea del género que sean, y limitarse a estar.
  • Tiempo de dejar que sea solo el silencio, el encuentro con uno mismo, el encuentro con la vida, el protagonista de este momento.
  • Dejar que la vida se exprese tal cual es, y no llenarla, sino vaciarnos, vaciarnos de toda búsqueda, palabra, idea, sensación.
  • Solo así, podremos descubrir nuestra luz, respirar la paz, nuestra paz, y desde esta Paz pedir por la PAZ.

CANCIÓN: Nada te turbe. Nada te turbe, nada te espante; quien a Dios tiene, nada le falta. Nada te turbe, nada te espante; solo Dios basta.  

CARTA:

Haber pasado la Navidad en Siria me ha permitido comprender mejor hasta qué punto resulta duro, para toda la población de este país, saber que las zonas de combate nunca están muy lejos. Las personas se han habituado a oír el sonido de las bombas.
Querría traer hasta vosotros, esta noche, las palabras más elocuentes que escuché en Siria. Vienen de un joven. Me dijo: «Decid en Europa, que en Siria la mayoría de las personas han vivido juntas desde siempre, y quieren seguir viviendo juntas, con religiones diferentes».
Y este joven sirio concluyó con tristeza: «Pero nuestra voz no se oye. Solo se oye el estruendo de las armas, que es más fuerte».
Frente a la violencia, donde quiera que se produzca, algunos llegan a preguntarse: ¿Dónde está Dios? Dios está ahí mismo, Dios sufre junto con las víctimas. Nos corresponde a nosotros, con la compasión y la misericordia, dar testimonio de ello.
A veces nos dejamos hipnotizar por el miedo. Resistirnos a él no significa que el miedo deba desaparecer, sino que no debemos permitir que nos paralice.
Restaurar la fraternidad entre los seres humanos es el único camino para preparar un futuro de paz. No debemos permitir que el rechazo al otro se introduzca en nuestros corazones, porque este rechazo es la semilla de la barbarie.
Nosotros creemos en una comunión más amplia: En el corazón de Dios, todos los seres humanos formamos una sola familia. ¿Hemos aceptado plenamente el pluralismo de esta familia humana? Si no, no podremos instar a una fraternidad universal.  

CANCIÓN:

¡Basta ya de violencia!
no puedo aguantarlo más.
¡Basta ya de matanzas!
las muertes no nos dan la paz.
¡Basta ya de fusiles!
negocio del que vende más.
¡Basta ya de mentiras!
escucha, deseo paz.
Paz, paz a la gente que sufre en soledad
y que vive sin tener paz.
Paz para el mundo que llora.
Deseo paz.
¡Basta ya de torturas!
la ley del que puede más.
¡Basta ya de cadenas!
que aten nuestra libertad.
¡Basta ya de miserias!
los ricos no me entenderán ¿verdad?
¡Basta ya de injusticias!
escucha, deseo paz.  

TEXTOS DE DISTINTAS RELIGIONES CON MÚSICA DE FONDO.

Habla el Corán:

«Toda alabanza se debe a ti, oh Dios, que sostienes y amas el universo, oh Compasivo, oh Misericordioso, oh Juez en el día del juicio. A ti solo adoramos y servimos, a ti solo pedimos ayuda. Muéstranos el camino recto, la senda de los que han recibido tu favor, la senda de los que han recibido tu gracia, que no tienen parte con la ira y que no se extraviaron» (Corán 1,1-7).  

CANCIÓN: El alma. El alma que anda en amor ni cansa ni se cansa. El alma que anda en amor ni cansa ni se cansa.

Dice Mahatma Gandhi, padre de la patria india, apóstol de la no violencia (Harijan, 13-07-1940):  

«Después de haber estudiado cuanto me fue posible las religiones más importantes, nació en mí la idea de que tenía que haber una llave que pudiese abrir la unidad fundamental de todas las religiones, habida cuenta de que es razonable y necesario descubrir lo que tienen en común. Esta llave es la verdad y la no violencia. Hasta que no realicemos esta unidad fundamental, no cesarán las guerras entabladas en nombre de la religión».  

CANCIÓN: Tengo sed de ti. (Bless the lord) Tengo sed de ti: oh fuente del amor. Tengo sed de ti: tu amor es libertad.

Dice Martín Luther King, pastor evangélico, líder negro, asesinado por la defensa de los derechos civiles en Estados Unidos.

«Creo, igualmente, que un día toda la humanidad reconocerá en Dios la fuente de su amor. Creo que este amor salvador y pacífico será un día la ley. El lobo y el cordero podrán descansar juntos, cada hombre podrá sentarse debajo de su higuera, en su viña, y nadie tendrá ya que tener miedo. Creo firmemente que lo conseguiremos».  

CANCIÓN: El alma. El alma que anda en amor ni cansa ni se cansa. El alma que anda en amor ni cansa ni se cansa.

Dice SAN PABLO:

«El amor es paciente, afable; no tiene envidia; no presume ni se engríe; no es mal educado ni egoísta; no se irrita; no lleva cuentas del mal; no se alegra de la injusticia, sino que goza con la verdad. Disculpa sin límites, cree sin límites, espera sin límites, aguanta sin límites. El amor no pasa nunca».  

CANCIÓN: Tengo sed de ti. (Bless the Lord) Tengo sed de ti: oh fuente del amor. Tengo sed de ti: tu amor es libertad.

Dice Thich Nhat Hanh, monje budista, destacado activista de la paz durante la guerra de Vietnam. (La corriente no es la orilla):

«Dice un proverbio chino: «Cuando nace un profeta de la paz, el agua del río se hace más clara y las plantas y los árboles de la montaña se vuelven intensamente verdes». Cuando un profeta de la paz está en medio de vosotros y vosotros ponéis vuestro pie cerca de su paso sentís luz, os hacéis paz con él y el mundo se llena de trasparencia. Por eso digo que si tú te sientas al lado de Jesús o del Buda no intentes analizar sus palabras; respira su paz». (Adaptación)  

CANCIÓN: El alma. El alma que anda en amor ni cansa ni se cansa. El alma que anda en amor ni cansa ni se cansa.  

PACTO POR LA PAZ.

Mientras se lee cada punto, cuatro personas encienden su vela a partir de uno de los velones del altar. Después de la lectura de los cuatro puntos, y mientras se canta una canción, estas personas van pasando la luz a los asistentes de las primeras filas y estos la pasan a los de detrás y así, sucesivamente, se pasa la luz hasta llegar al final de la iglesia, para afianzar su adhesión al pacto.

Publicada en la Revista ORAR, 268