UN MOMENTO DE ADORACION EN LA FIESTA DE LOS REYES MAGOS

FOTO

AÑO DEL SEÑOR 2017

 “Hemos visto su estrella”.

La estrella es la fe, don que Dios te ha regalado. La estrella es la vida de Dios en tu vida. La estrella es la luz de tus ojos para mirar el mundo. La estrella es la dicha de saberte familia de Dios. Para llegar a la meta, hacen falta seguidores de estrellas.        

“Se pusieron en camino”.

Los Magos salieron de su casa, de su tierra, para buscar. Hace falta tener motivos hondos, dinamismo, tensión, hacia la nueva vida que Jesús nos da. "Poneos en camino": tiene que resonar constantemente en nosotros. "Buscando mis amores iré por esos montes y riberas, ni cogeré las flores, ni temeré las fieras, y pasaré los fuertes y fronteras" (San juan de la Cruz). 

“Noche oscura”.

La hay en toda búsqueda; también en el camino de los Magos, y en nuestro propio camino. Son las dificultades de todo tipo, los Herodes de turno, las que nos pueden llevar a mirar hacia atrás. Los Magos siguieron adelante. Es bueno no interrumpir el camino hasta dar con lo que buscamos. El que pasa la noche en fidelidad se llena de mucha alegría.    

“Encontraron un niño”.

A quien espera cosas grandes y espectaculares puede que el Niño le decepcione y se pregunte: ¿Para esto hemos caminado tanto? Pero para quien sabe reconocer en los pequeños detalles los brotes de la vida nueva que se extiende, descubrirá a Dios en el Niño de Belén y en El lo tendrá todo y mucho más de lo esperado. Soy un pobre pastorcito, que camina hacia Belén, voy buscando al que ha nacido, Dios con nosotros Manuel.     

“Lo adoraron”.

Los que saben mirar la vida con humildad y descubren a Dios en los pequeños acontecimientos terminan por rendirse ante la manifestación de Dios y lo adoran; lo contemplan para quedar con el rostro glorioso y radiante. Venite adoremos, venite adoremos, Venite adoremos Dominum.    

“Le ofrecieron regalos”.

El regalo que Dios quiere es la ofrenda de todo nuestro ser, de nuestro granito de arena. Nada cambia tanto las cosas como cuando uno comparte lo que tiene con los demás. Entonces se genera en el mundo una ola imparable de compasión y de ternura.     

“Y se fueron por otro camino”.

Este debe ser el fruto de esta fiesta de los Reyes Magos: Ir por otros caminos. Ir por los caminos del Evangelio, de la comunión, de la solidaridad, de la fe alegre, de la fraternidad, de la compasión y la ternura. Id, amigos, por el mundo anunciando el amor, mensajeros de la vida, de la paz y el perdón. Sed amigos los testigos de mi resurrección. Id llevando mi presencia. Con vosotros estoy.