4ª SEMANA DE ADVIENTO

FOTO

EL EVANGELIO DE ADVIENTO

Lunes, 23 de diciembre  

“Inmediatamente se le soltó la boca y la lengua, y empezó a hablar bendiciendo a Dios. Los vecinos quedaron sobrecogidos, y se comentaban todos estos hechos por toda la montaña de Judea” (Lucas 1, 57-66). 

Se cumplen los tiempos de Dios. La gracia se derrocha a manos llenas. Aparece por doquier la vida nueva. Isabel y Zacarías experimentan que “nada es imposible para Dios”. La mudez de Zacarías se torna en bendición a Dios. En su pobreza se cumplen sus promesas. 

¡Bendito seas Dios mío! Tú eres sembrador de esperanza, cumplidor fiel de tus promesas. ¡Que todos los pueblos te alaben!

Martes, 24 de diciembre  

“Por la entrañable misericordia de nuestro Dios, nos visitará el sol que nace de lo alto, para iluminar a los que viven en tinieblas y en sombra de muerte, para guiar nuestros pasos por el camino de la paz” (Mateo 1, 67-79).  

Toda tiniebla es visitada por la luz. La liberación rompe los muros de la esclavitud. Se escuchan cantos nuevos en toda la tierra. Abre de par en par tu corazón y recibe al Niño Dios que viene. Siempre que me visitas se me llena de alegría el corazón.  

Bendice al Señor, que susurra en tu oído palabras de amor, pone en ti proyectos nuevos, y sueña contigo un mundo más humano. Contempla a María y a la Iglesia,  colmadas de la gracia, en actitud de espera.  

Cada vez que sonríes a tu hermano es Navidad,
cada vez que acoges al que está desvalido es Navidad,
cada vez que escuchas a quien está abrumado es Navidad,
cada vez que tu mano se abre para apoyar al decaído es Navidad,
cada vez que perdonas en silencio es Navidad,
¡Feliz Navidad!    

Escucha este Evangelio acompañado de una canción y palabra de los Místicos, descargando la Aplicación: Evangelio orado

Documentación: 4ª SEMANA DE ADVIENTO