LA ORACIÓN PROLONGA EL ABRAZO DE LA TRINIDAD AL MUNDO

FOTO

Desde los primeros tiempos, la Iglesia ha intentado ser fiel a la misión recibida de su Señor. A lo largo de los siglos ha procurado de mil maneras comunicar la buena noticia del Evangelio, la alegría de la Pascua, la experiencia de incorporarse a la salvación de un Dios que es Amor y quiere que todos tengamos vida y vida en abundancia (cf. Jn 3,16s.). Pero también la Iglesia, en ocasiones, ha sentido la pretensión de “endiosarse”, olvidando que, como la luna, ella está llamada a ofrecer la luz, a Cristo, luz del mundo. Por ello, siempre se ha concebido “santa y pecadora”, en constante actitud de reforma, renovación y conversión.

Hoy día es aún más acuciante el cambio de época que vivimos, aspecto que exige una vida y un quehacer evangelizadores nuevos, concebidos y orientados por el hecho de que se desarrolla desde unas Iglesias en camino misionero. San Juan Pablo II nos recordaba en “La misión del Redentor” que, tras dos mil años, la “misión se halla todavía en los comienzos y que debemos comprometernos con todas nuestras fuerzas en su servicio” (RMi 2). Para ser fieles a nuestra condición bautismal, hemos de acoger con alegría y entusiasmo, a pesar de las dificultades que surgen, la invitación que se nos hace en esta época: procurar una auténtica conversión, personal, comunitaria, estructural. Un giro existencial que implica y requiere un corazón orante en conversión pastoral-misionera, que sea el alma de los quehaceres pastorales.

Es a lo que nos ha invitado el Papa Francisco en “La alegría del Evangelio”: “Espero que todas las comunidades procuren poner los medios necesarios para avanzar en el camino de una conversión pastoral y misionera, que no puede dejar las cosas como están. Ya no nos sirve una simple administración. Constituyámonos en todas las regiones de la tierra en un estado permanente de misión ... Sueño con una opción misionera capaz de transformarlo todo para que las costumbres, los estilos [orantes], los horarios, el lenguaje y toda estructura eclesial se convierta en un cauce adecuado para la evangelización del mundo actual” (EG 25 y 27)...

Sigue leyendo el artículo de Roberto Calvo Pérez, en el DOC PDF

Artículo publicado en Revista Orar 266

 

Documentación: LA ORACIÓN PROLONGA EL ABRAZO DE LA TRINIDAD AL MUNDO