LA ORACIÓN DE LOS SENCILLOS...

FOTO

QUE DIOS TE CONCEDA LA ALEGRÍA DE SABERTE AMADO SIN CONDICIONES

Me he sentado un rato en la penumbra de la iglesia tranquila, sin prisa, y he preguntado al silencio y al Señor que vela y vive en el silencio y en el ruido, qué dice, en la paz de la iglesia, el corazón del que inclina sus rodillas o permanece de pie, ajeno a todas las miradas...  

He preguntado a las lucecitas del lampadario por quién alumbran parpadeando, como queriendo llamar la atención del Cristo o de la Virgen... He ido escuchando, tras mi pregunta, las historias que dibujan y recuerdan en su leve tiempo de duración cada velita, cada relato, cada súplica, cada nombre...  

He preguntado a los pies del Cristo de la entrada, de qué sentimientos están llenos los besos con los que uno tras otro, como gotas incesantes, van desgastándole, a fuerza de fe sencilla.  

He preguntado a la Virgen con el Niño, que me diga qué ve desde aquella altura, cómo llega hasta ella la vida y los afanes de los que diariamente miran hacia ella con la clara certeza de ser atendidos y consolados...  

También he salido a la calle y he preguntado a Dios cuál es hoy el clamor que llega a sus oídos de toda esta multitud (anónima para mí) única en cada individuo, en cada rostro para Él. He mirado a sus rostros, y he escuchado...  

Estoy ahora en la iglesia, sobrecogido... No he venido a rezar intencionadamente. He venido a dejar que cada persona que entra me diga algo, me enseñe cuál es su fe, su esperanza... sus dudas.  

Un hombre besa los pies del Cristo y apoya la cabeza despacio, con cariño, como un amigo, como quien no sólo descarga sus afectos y afanes, sino como quien quiere recibirle y que Él se desahogue de su sufrir en la cruz, de su tanto amarnos, de su ‘demasiado’ amor…  

Una señora mayor, con su bolsa de la compra deja sus labios pegados al Cristo durante unos segundos. No hay más palabras. No hacen falta...  

Un hombre da tres besos en distintos sitios de los pies del Cristo.  

Luego, de pie, durante unos segundos o algún minuto, miran hacia Él y desgranan sus peticiones, sus vidas, y las vidas de los que quieren... Al entrar, algunos prestan atención al Cristo, entran decididos hacia Él, otros se inclinan ante el Santísimo y luego se vuelven al crucificado. Una oración por sus cuitas, sus seres cercanos [...]

Dos jóvenes entran con cierto despiste, como peces fuera del agua: ella con el pelo teñido a dos colores y vestida de cuero muy llamativa... De todos es sabida la devoción a este Cristo de unas cuantas mujeres que ‘hacen la calle’. El acompañante parece más despistado que ella y con signos de estar en el mundillo de la droga. Ella se va al Cristo, le pide al chico una moneda y cuenta con atención las velitas que se encienden, como recreándose en las que por ella van a alumbrar. Besa sus pies. Mira al Crucificado. Luego rezan un momento a la Virgen sin oraciones aprendidas, sino con sus palabras. Se han quedado de pie en medio, ajenos a las miradas de las abuelillas, un tanto sorprendidas, aunque no excesivamente.  

Y toda una familia, minutos después. Se sientan unos momentos ante la imagen de la Virgen... silencio... el papá tiene al niño sentado en el regazo, tendrá unos cuatro años, no dicen nada, sólo miran. Él se va con el niño a echar una moneda al lampadario del Santísimo. Más tarde va la niña (de unos ocho años) ella sola y se arrodilla en el reclinatorio haciendo silencio... ¡qué admirable! Cuando ella termina, se arrodilla la mamá otro par de minutos. Al terminar ella, salen en silencio de la iglesia, ¡qué escena!  

Algún joven estudiante que se inclina profundamente ante el Santísimo en adoración recogida, sin detenerse ante el Cristo...  

Una abuela, arrastrando los pies, se sienta quince minutos ante el sagrario, se para un momento ante el crucifijo y sale [...]

Así discurre mi rato de contemplación, sorprendido de tanta belleza escondida, de tanta fe espontánea, de tantos gestos pequeños plenos de ilusiones, de nombres, de sueños...  

Pregunté al silencio, a las lamparillas, a los pies del Cristo y a la Virgen con el Niño...   Y me hablaron, desgranándome, como se desgranan las cuentas de un rosario muy usado, historias de hoy y de siempre, historias normales y llenas de heroísmo en su simplicidad, historias anónimas, corrientes...  

Nico, perdió a su mujer hace dos años. Durante el tiempo que duró su enfermedad nunca perdió la esperanza. Aburría diariamente al Cristo y agotaba las monedas encendiendo velitas con el afán de que ella se curara. Sólo al final, se dio cuenta de que sus oraciones habían sido en vano, y se rebeló, se enfadó con Él. Estuvo sin pisar la iglesia un año. Culpaba a Dios del hachazo que había recibido su alma, arrebatándole lo más querido. Pero hace algunos días ha notado un impulso bien conocido... sentía que debía volver a la iglesia y encender una velita. No sabía muy bien por qué. Cuando lo hizo, de sus adentros brotó un ‘gracias’ largamente silenciado. Lloraba al darse cuenta de lo que acababa de descubrir: era un gracias por la vida, a pesar de todo, gracias por tanto recibido, por la suerte de haberla tenido, de haber querido a aquella mujer. Miraba como antaño al Cristo y surgía de nuevo la complicidad entre ambos. Los dos estaban unidos a ella: el Señor la tenía allá arriba, junto a sí; él la llevaba en su corazón. Venía todos los días a la iglesia para mirar su imagen; era su amigo... Su corazón comenzaba a sanar, despacio.  

Laura se queda al final de la iglesia y encuentra consuelo en los ratos que puede venir a estarse con Él para contarle sus penas, su soledad. Disfruta especialmente cuando puede asistir a la Eucaristía, donde recibe ánimo para volver a casa y seguir aguantando el sufrimiento físico, por las ocho operaciones y la incomprensión de los suyos que nunca la han querido de verdad, por problemas que no vamos a comentar aquí. Desde muy pequeña dialoga con Dios como con un amigo íntimo, Él es el confidente de todo lo que le pasa. Ahí reside, casi sin ella saberlo, la maravillosa fuerza que la ha sostenido siempre para empezar de nuevo un día más. Sin embargo, ahora siente que las fuerzas le fallan y teme no tener energía ni para suplicar. Sus visitas a la iglesia se han hecho menos frecuentes, pero más intensas. Sabe que Dios es su verdadero hogar y desde su dolor en Él solo se apoya.  

Andrés es un abuelo cansado y triste que todos los días enciende cinco velas en el Cristo: una por su mujer, dos por los hijos que le quedan cerca, una por el que murió a causa de la droga y la última por el que discutió con él y se fue de casa hace ya cinco años. Nadie en su familia sabe que él enciende esas velas diariamente, porque no es muy de misa y de rezar. Si lo supieran él se avergonzaría. Enciende esas velas por ellos, para que Dios les bendiga, porque son lo más valioso que Dios le ha regalado, y porque reconoce que no ha sabido cuidarlos como se merecían. Y las enciende por sí mismo, suplicando tener algún día el valor de ir en busca del hijo que se marchó y rebajarse él, porque no hay cosa que más desee que darle un abrazo. Si terminara igual que el otro, se moriría de pena. En esas cinco velas luce su propia alma, su amor y su esperanza.  

Clara va directamente a los bancos que hay delante del Santísimo. Allí se queda en silencio, no le da gana de rezar vocalmente. Todo su placer, si podemos hablar así, es quedarse en silencio con Él y no decir nada, no hacer nada. Ella se sabe mirada y amada por su Amigo, su Amor. No se lo ha dicho todavía a nadie, pero hace tiempo que siente que Dios le pide algo grande, y aunque le da miedo, confía en Él y gasta horas robadas al estudio en la penumbra de la iglesia lejos de las miradas de sus amigas y de su familia. Hace un tiempo ha encontrado su mayor alegría en estarse con Él sin hacer nada. Se siente tan bien ahí quieta...  

¡Bendice, Señor, a Nico, a Laura, a Andrés y a Clara, y a todos los que buscan, aun sin saberlo, tu presencia y tu paz, tu luz y tu consuelo! Y que Dios te bendiga a ti que estás leyendo esto, que te bendiga con la alegría de saberte amado sin condiciones, con un aprecio que no imaginas.

Que te bendiga con la simple y maravillosa revelación de que la vida empieza en este instante para ti si tienes fe en que Él hace nuevas todas las cosas.  

Esta es mi devoción que comparto contigo, como yo la recibí de ti: “El amor del Señor no se acaba, ni se agota su compasión. Cada mañana se renueva; ¡qué grande es tu fidelidad! Me digo: ‘el Señor es mi lote, por eso espero en él’. El Señor es bueno para quien se fía de Él, para quien lo busca. Es bueno esperar en silencio la salvación del Señor...” (Lamentaciones 3, 22-26) 

Miguel Márquez

El texto completo en el DOC PDF

Documentación:  LA ORACIÓN DE LOS SENCILLOS...